Pazo de Meirás

 

El miércoles de la semana pasada, el gobierno de España presentó una demanda en la que reclaman a los herederos de Francisco Franco la devolución de una propiedad en Galicia, cuya venta, dicen, fue fraudulenta, lo que demuestran con un documento encontrado recientemente.

La propiedad en disputa es conocida como el Pazo de Meirás, una edificación de finales del siglo XIX que en 1938 las autoridades franquistas coruñesas entregaron a Francisco Franco como residencia veraniega y que, aunque fue usada para fines oficiales, quedó registrada como propiedad privada del dictador por lo que a su muerte en 1975 la propiedad pasó a manos de sus herederos.

Desde hace años se ha estado disputando la propiedad de la finca a los herederos de Franco. Así, en 2008, la Xunta de Galicia declaró el Pazo Bien de Interés Cultural (BIC), lo que obligó a los Franco a abrir la propiedad al público de forma gratuita cuatro días por mes, y el año pasado el presidente de la Xunta anunció la creación de una comisión para estudiar si hubo "vicios ocultos" en la donación del inmueble, lo que permitiría dejarla sin efecto.

Desde hace más de un año el Pazo de Meirás fue puesto a la venta por los Franco por 8 millones de euros, un precio rebajado. Esta venta ahora se ve complicada pues a raíz de la demanda presentada la semana pasada por el gobierno, la juez titular de Primera Instancia número 1 de A Coruña ordenó en el Registro de la Propiedad una anotación preventiva que alerta a cualquier posible comprador que el inmueble está siendo disputado.

En la demanda presentada por el gobierno de España se expone que la venta a Franco del inmueble fue fraudulenta. Se fundamenta en un documento de 1938 que recién ahora fue descubierto. Este documento es el acta notariada del contrato de venta del inmueble a la Junta pro-Pazo.

La Abogacía del Estado sostiene que esta acta demuestra que la compraventa del 24 de mayo de 1941 a Francisco Franco fue fraudulenta porque ya el inmueble llevaba 3 años ocupado y en medio de obras de reforma y remodelación.

El documento del 3 de agosto de 1938 sobre el que se fundamenta la acción legal certifica que los herederos de Emilia Pardo Bazán, propietaria del pazo de Meirás recibieron 406,346 pesetas por el inmueble que fue adquirido por la mencionada Junta pro-Pazo formada por hombres aliados al franquismo que primero pidieron contribuciones voluntarias a los habitantes para obsequiar la propiedad a su líder y que después forzaron estos donativos al descontar el dinero de los salarios de los funcionarios y usar fondos de las arcas de los ayuntamientos gallegos.

Los abogados del estado argumentan que no es posible que tres años después la propiedad hubiera sido adquirida directamente por Francisco Franco de manos de la nuera de Emilia Pardo Bazán, su heredera. Este título de compraventa de 1941, se expone en la demanda, sirvió para crear “artificiosamente la apariencia de que Francisco Franco adquiría ese mismo inmueble por un precio de 85.000 pesetas”, una cantidad irrisoria según la califican los abogados del estado.

Esta demanda pretende que se rectifique el registro de la propiedad en que consta el bien como propiedad de Francisco Franco y que se dicte la nulidad del título de donación en 1938, un documento que desapareció de los archivos del ayuntamiento en 2007, un año antes de que se declarara Bien de Interés Cultural.

Por lo pronto la demanda ha complicada lo venta del inmueble. Ya veremos cómo le va al estado español en este nuevo proceso judicial en contra de los Franco.

Más información elpais.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net