Microscopio

 

Helen Macdonald, criadora de alpacas en el Reino Unido, perdió una batalla judicial para mantener con vida a Gerónimo, una alpaca que las autoridades sostienen que está contagiada con tuberculosis bovina, bTB, y que ella argumenta que es incorrecto.

Gerónimo fue importado de Nueva Zelanda al Reino Unido en agosto de 2017. El animal fue testado dos veces por tuberculosis bovina antes de ser exportado y ambas pruebas resultaron negativas. Llegado al Reino Unido, el Departamento de Medio Ambiente, Alimentos y Asuntos Rurales, DEFRA por sus siglas en inglés, testó al animal en agosto y en diciembre de 2017 y en las dos oportunidades la prueba dio positivo.

Helen Macdonlad, quien tiene su empresa Alpaca Power en Wickwar al sur de Gloucestershire, argumenta que esas pruebas arrojaron falsos positivos y que el animal está completamente sano. Explica que los falsos positivos se deben a que el animal fue preparado al habérsele vacunado con tuberculina bovina.

Partiendo de esa premisa, Helen pidió que su animal fuera testado una vez más, pero el ministerio del Medio Ambiente rechazó la solicitud y esa decisión fue lo que llevó a la experimentada criadora de alpacas a presentar recurso ante el tribunal.

Durante la audiencia del caso, la abogada de Helen Macdonald, Cathryn McGahey, dijo que “la evidencia muestra que hay una alta probabilidad de que Gerónimo no esté infectado con bTB” y añadió que “no hay bases adecuadas sobre las que el demandado pueda razonablemente sospechar que Gerónimo está infectado con bBT”.

Al dictar su decisión, el juez Murray dijo que el gobierno reconoció que “es posible que Macdonald está en lo correcto de que… los resultados de las pruebas sean falsos positivos”.

“Sin embargo, dos resultados positivos proporcionan fuerte evidencia, con un alto grado de certidumbre, de que él está infectado”, concluyó el juez concediendo la razón al gobierno que planea sacrificar a la alpaca y estableciendo que esa decisión no es ilegal.

Conocida la decisión del juez, Ned Westaway, en representación del Ministerio del Medio Ambiente declaró lo siguiente: “Uno puede, claro, manifestar simpatía por la reclamante, que claramente no desea perder un animal potencialmente valioso. Sin embargo, la postura legal es clara. La demandada (DEFRA)…está a cargo de controlar la bTB y es el experto en la toma de decisiones para estos propósitos.

“La demandada en este caso dio una cuidadosa consideración a todos los factores relevantes en los que se basa la reclamante, pero mantiene la sospecha de que Gerónimo está infectado con bTB”.

Por su parte, Helen Macdonald, de 37 años y enfermera veterinaria, declaró a los medios que la decisión de sacrificar al animal, con valor de 30,000 libras esterlinas, se ha tomado con fundamento en “ciencia defectuosa”.

De acuerdo con información del organismo público descentralizado Productora Nacional de Biológicos Veterinarios, PRONABIVE, “la tuberculosis bovina (TB) es una enfermedad infecto-contagiosa de curso crónico y progresivo que afecta al ganado bovino, es provocada por una bacteria llamada Mycobacterium bovis (M. bovis), guarda estrecha relación con las bacterias causantes de las tuberculosis humana y aviar. Puede afectar a prácticamente todos los mamíferos incluidos el humano (enfermedad zoonótica) en los que provoca un deterioro del estado general de salud, muy a menudo tos y, a la larga, la muerte”.

Más información theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net