Los países latinoamericanos exportadores de plátano hacia la Unión Europea, ganaron este martes una de las disputas legales más grandes en materia de tarifas arancelarias que les permitirá competir en condiciones más competitivas.

La disputa inició en 1993 cuando la Unión Europea impuso tarifas arancelarias a los plátanos provenientes de países no africanos ni del Caribe, por lo que Ecuador interpuso una queja ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) a la cual se unieron otros productores de la fruta como Costa Rica, Panamá y Colombia. A la denuncia también se unió Estados Unidos, que aunque no es productora de banano, en su territorio se localizan las empresas bananeras más importantes como Dole, Del Monte o Chiquita.

 

La queja principal era en el sentido de que los países latinoamericanos tenía que pagar un arancel de $260 dólares por tonelada de plátano que vende, mientras que los productos de países africanos, como Costa de Marfil, o del Caribe como República Dominicana, están exentos del arancel.

La OMC concedió la razón a Ecuador y demás países en el 2008 tras una nueva disputa iniciada por Ecuador, pero es hasta ahora que la Unión Europea llegó a un acuerdo en el que se disminuirá la tarifa arancelaria en un período de 7 años, con un recorte inmediato a $215 dólares y paulatinas reducciones hasta llegar a un arancel de $165 dólares por tonelada en siete años.

El acuerdo hará más competitivo el mercado para los latinoamericanos, pero será perjudicial para los pequeños productores africanos y caribeños quienes podrían ver amenazado su mercado.

Europa consume cada año 4.3 millones de plátanos, siendo el mayor mercado de esta fruta en el mundo. Según analistas, el 63% del mercado pertenece a América latina y el 17% a los países de África y del Caribe beneficiados con la exención arancelaria.

Fuente BBC News

 

www.miabogadoenlinea.net