Teléfono Samsung mostrando Spotify

 

La autoridad que protege a los consumidores en Australia, Australian Competition and Consumer Commission, ACCC, presentó una demanda en contra de Samsung por lo que señala es una publicidad engañosa de sus teléfonos Galaxy como resistentes al agua.

La ACCC señala en la acción legal que la publicidad de la empresa coreana que se exhibe en la web, en espectaculares, redes sociales, folletos y otros medios, muestra a personas usando sus teléfonos en piscinas y en el mar como si los dispositivos resistieran este tipo de uso.

“La ACCC argumenta que la publicidad de Samsung falsa y engañosamente representa que los teléfonos Galaxy pueden ser usados en, o en exposición a, todo tipo de agua, incluida el agua del océano y de las piscinas, y no ser afectados por esa exposición al agua en la vida del teléfono, cuando no es el caso”, declaró el presidente de la ACCC, Rod Sims.

Según la demanda, Samsung, en más de 300 anuncios, declara que sus teléfonos resisten hasta 1.5 metros de profundidad en el agua hasta por 30 minutos.

La autoridad de consumidores australiana expone que, pese a esa declaración, la empresa no probó o no ha probado suficientemente cómo la exposición del dispositivo a agua diferente del agua corriente puede afectar su vida útil, causando daño a los consumidores cuando los teléfonos se descomponen.

Como Samsung sabe que los consumidores australianos son propensos a elegir teléfono con base en la resistencia al agua, la ACCC expone que Samsung ha usado su publicidad como una ventaja competitiva engañosa frente a sus competidores.

“Samsung ha reconocido que la resistencia al agua es un factor importante que influye las decisiones de los consumidores australianos cuando eligen qué teléfono móvil comprar”, declaró Rod Sims. “Samsung muestra los teléfonos Galaxy usados en situaciones que no deben ser para atraer consumidores”.

Los modelos de teléfonos celulares objeto de esta controversia son S10e, S10, S10 Plus, S9, S9 Plus, S8, S8 Plus, S7, S7 Edge, Note 9, Note 8, Note 7, A8, A7 y A5, fabricados entre 2016 y 2019.

A estas acusaciones, un vocero de Samsung declaró que se defenderán y que la empresa “se sostiene en la mercadotecnia y publicidad de resistencia al agua de los smartphones”.

“También confiamos en que brindamos a los clientes recursos gratuitos de manera coherente con las obligaciones de Samsung en virtud de la garantía del fabricante y la Ley de Consumo de Australia", concluyó el vocero, aunque se trata de dichos que tendrán que demostrar en el tribunal.

En este recurso la ACCC está pidiendo que se sancione a Samsung además de que se ordenen reparaciones de teléfonos para los consumidores, la imposición de medidas cautelares y se resuelva en cuanto a la investigación de hechos y costos.

Se calcula que Samsung ha vendido en Australia más de 4 millones de teléfonos celulares Galaxy.

En 2017 la ACCC presentó una demanda en contra de Audi señalando que el software instalado entre 2011 y 2015 en los vehículos Audi estaba diseñado para que el carro pasara las pruebas en los laboratorios, pero no en condiciones de uso normales.

En 2018 ganó un pleito a Heinz en el que acusaba a la empresa de haber engañado a los consumidores por haber presentado como benéfico para la salud de infantes de uno a tres años un alimento empacado de frutas y vegetales.

Más información smch.co.au

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net