Imprimir
Categoría: El Derecho y la Actualidad
Visto: 151
powered by social2s
Salón con sillas vacías

 

Una corte de apelaciones de Londres revirtió una sentencia de primera instancia en la que se juzgó legal la expulsión de un estudiante cristiano de un curso para ser trabajador social por haberse manifestado de forma peyorativa respecto de las personas homosexuales.

El estudiante, Félix Ngole, cursaba estudios en la Universidad de Sheffield para obtener título de trabajo social. A raíz de los comentarios expresados en su cuenta de Twitter, las autoridades de la universidad acordaron su expulsión.

Félix Ngole se defendió exponiendo que sólo había manifestado una opinión tradicional cristiana y presentó una demanda ante un tribunal para que se le permitiera continuar con sus estudios. En primera instancia, la juez Rowena Collins Rice falló a favor de la universidad que en su defensa expuso que el estudiante no había mostrado tener la capacidad profesional para desempeñarse como trabajador social.

Al dictar su decisión, la juez Collins Rice expuso que, si bien el discurso religioso es de gran importancia, los trabajadores sociales tienen un poder considerable sobra las vidas de personas vulnerables y que la confianza es un precioso bien profesional.

Los jueces de apelación, sin embargo, concluyeron diferente y señalaron que las autoridades universitarias debían reconsiderar la expulsión. De esta forma los jueces Irwin, Haddon-Cave y sir Jack Beatson dieron mayor peso a la libertad de expresión, protegida por la Convención Europea de Derechos Humanos, y concluyeron que ese derecho de Félix Ngole había sido violentado con la decisión de la universidad.

“Esta es una buena noticia no sólo para mí y mi familia, sino para todos los que defienden la libertad de expresión, especialmente aquellos que trabajan o estudian en profesiones de cuidado”, declaró a los medios Ngole al darse a conocer la decisión de la corte de apelaciones este miércoles.

“Como cristianos estamos llamados a servir a otros y a cuidar de todos, pero pública y privadamente debemos ser libres de expresar nuestras creencias y lo que la Biblia dice sin miedo de perder nuestros medios de vida”, concluyó el estudiante que seguramente también respeta las creencias que se manifiestan otras religiones.

La decisión no es final todavía, pero se desconoce si la Universidad de Sheffield seguirá litigando este asunto.

Más información theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

powered by social2s