Manos en teclado de computadora

 

Esta semana inició vigencia una reforma legislativa aprobada en marzo en el estado de Virginia, Estados Unidos, en la que se tipifica como delito publicar y compartir videos pornográficos generados por computadora conocidos como deepfakes.

Los deepfakes van más allá de lo que se había hecho hasta ahora de crear a mano pornografía falsa usando el programa de Photoshop. Estos videos son creados por un programa en el que se almacenan imágenes de las personas desde diferentes ángulos y el algoritmo del programa cambia las imágenes originales con la nueva información, creando un video de una situación que nunca ocurrió.

Inicialmente estos videos se empezaron a hacer con imágenes de celebridades y de personas públicas, pero pronto se empezaron a hacer tomando de redes sociales las fotografías y videos de los usuarios de internet.

Redes sociales como Twitter y Reddit han prohibido la publicación de los videos pornográficos falsos, pero otras plataformas lo permiten

A los deepfakes se les debe añadir un nuevo programa llamado DeepNude, cuyo algoritmo toma imágenes de mujeres vestidas y los transforma en imágenes de ellas desnudas. La venta de este software quedó prohibida, pero se pueden localizar diferentes versiones del programa de forma ilegal en diferentes foros de la red.

El estado de Virginia, con las reformas aprobadas el pasado mes de marzo, se convierte en unos de los primeros lugares en sancionar la creación y publicación de estos videos falsos. De esta forma se actualizó el tipo penal aprobado en 2014 que castiga el revenge porn o compartir imágenes de otras personas en situaciones sexuales sin su consentimiento, prohibiendo también la circulación de material “creado falsamente”. Se trata de un delito sancionado con hasta un año de prisión y una multa de hasta 2,500 dólares.

En el legislativo del estado de Nueva York se discute una iniciativa similar, aunque con mayores alcances pues pretende sancionar la creación de pornografía falsa sin consentimiento del sujeto, aún cuando la persona haya fallecido. Esta iniciativa ha encontrado oposición por la Motion Picture Association of America que señala que la redacción es vaga y que puede terminar por sancionar las réplicas digitales de celebridades fallecidas cuando se hagan biografías.

Sobre el surgimiento de las deepfakes y el problema que representa, la semana pasada la Universidad de Durham, en el Reino Unido, publicó el resultado de una investigación en que concluyen que en la medida es que es más fácil crear estos videos es más difícil identificar que se trata de imágenes manipuladas.

“Debemos revisar nuestras leyes obsoletas y parciales, incluso sancionar las amenazas paralizantes y que amenazan la vida y reconocer el daño significativo de la pornografía falsa”, señala una de las autoras del estudio, la profesora Clare McGlynn.

Lo anterior porque el estudio concluye que, debido a la falta de tipos penales específicos, la policía en Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte no puede en estos casos más que dar una advertencia informal. Escocia, sin embargo, tiene una mejor tipificación que puede incluir la publicación de imágenes falsas.

El mes pasado el Ministerio de Justicia pidió al órgano independiente que revisa las leyes que investigue sobre esta situación en Inglaterra y Gales, pero el reporte se entregará hasta el verano de 2021. Y de ahí le queda un largo camino hacia convertirse en ley vigente.

Ahora más que nunca, con toda esta nueva tecnología que se está desarrollando, no hay que creer ni todo lo que se escucha ni todo lo que se ve.

Más información bbc.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net