Símbolos de salud

 

Dos madres presentaron una demanda en Uganda en contra de la fundadora de una organización misionera estadunidense a quien acusan de haberse hecho pasar por médica y haber causado la muerte de más de 100 niños.

La demanda fue presentada el pasado mes de enero ante la Corte de Distrito de Jinja, al sureste de la capital Kampala, en contra de Renee Bach, de 28 años, fundadora de la organización cristiana no gubernamental Saving His Children. Las demandantes son Gimbo Zubeda y Kakai Rose, así como la organización de la sociedad civil Women’s Probono Iniatitive.

Las madres exponen en la acción legal que Renee Bach les hizo creer que tenía entrenamiento en medicina pues siempre usaba una bata blanca, llevaba un estetoscopio y prescribía medicinas a los niños. Sin embargo, Bach, de nacionalidad estadunidense, no tenía título para practicar la medicina e incluso las autoridades de salud ugandesas ordenaron el cierre de su organización en 2015 y no volver a prescribir tratamientos médicos a los niños.

En su clínica, Bach atendía niños en mal estado de desnutrición a quienes, presuntamente, elegía de hospitales públicos. Ahí les prescribía tratamientos médicos e incluso, según testimonios, llegó a practicar procedimientos como injertos de piel. Cuando las autoridades sanitarias clausuraron sus instalaciones le pidieron que llevara a los niños de regreso a hospitales públicos, pero ella buscó alianza con un hospital y, según la demanda, siguió practicando la medicina sin tener licencia para ello.

La demanda pretende que se declare que Renee Bach y su organización Serving His Children violaron los derechos de los hijos de las demandantes a una atención y cuidados médicos apropiados al haberlos tratado en una instalación médica ilegal, sin licencia para ejercer la medicina como dispone la Constitución de la República de Uganda.

Asimismo, se pretende la declaración de que también se infringieron derechos al haber reclutado a personas para convencer a los familiares de niños vulnerables para que los llevaran a las instalaciones médicas ilegales lo que llevó a la muerte de más de 100 niños, “violando sus derechos a un tratamiento adecuado, a la salud de los niños, el derecho a la vida, el derecho a vivir libres de discriminación sobre bases de raza y posición económica y el derecho a la dignidad, a vivir libre de tortura y de tratamientos inhumanos o degradantes”.

La primera audiencia de este caso se fijó para el pasado 12 de marzo, pero ni los demandados ni sus representantes legales se presentaron por lo que se sospecha que Renee Bach ya no está en Uganda.

Apenas la semana pasada, el abogado que representa los intereses de Renee Bach, David Gibbs, abogado con domicilio y licencia de práctica profesional en los Estados Unidos, declaró que las acusaciones son “absurdas” y “sensacionalistas”.

“Renee es inocente de las acusaciones absurdas que se han presentado en su contra por personas que están aprovechando el poder de redes sociales a favor de su propia agenda sin verificar los hechos.

“Las difamaciones y calumnias hacia ella en estos ataques en línea repercuten en el mundo sin que exista responsabilidad ni evidencia. Los atacantes están usando Internet para generar una crisis donde no existe”.

Según el abogado, Renee Bach no ha huido de Uganda, sino que regresó temporalmente a los Estados Unidos para adoptar a un bebé de una madre que quería abortarlo.

El caso ha generado mucho malestar en Uganda donde hay organizaciones como No White Saviors que ha usado las redes sociales para pedir ayuda y que la misionera sea procesada en los Estados Unidos.

Un lamentable caso por donde se le mire.

Más información allafrica.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net