Personas con bandera de Noruega

 

En uno de los procesos más graves presentados en Noruega en contra de un funcionario desde los procesos tras la ocupación durante la Segunda Guerra Mundial, se desarrolla el juicio en contra de Svein Ludvigsen, político y ex gobernador del condado de Troms por abuso de poder para obtener favores sexuales de tres jóvenes refugiados.

Ludvigsen, de 72 años, ocupó una curul en el parlamento noruego en tres ocasiones, fue ministro de pesca y en 2001 fue nombrado gobernador del condado de Troms, un cargo en el que se representa directamente a la corona y al gobierno noruego y sirve de enlace entre el gobierno central y los municipios, supervisando varios asuntos desde agricultura y medio ambiente hasta matrimonios, divorcios y ciudadanía. El nombramiento es realizado directamente por el rey.

En 2018 Ludvigsen fue acusado por tres jóvenes que llegaron a Noruega con la esperanza de recibir asilo, de haber sido presionados por el político del partido conservador para tener relaciones sexuales creyendo que tenía el poder no sólo para concederles el asilo y eventualmente la ciudadanía, sino también para deportarlos si se negaban a sus demandas. La fiscalía asegura que Ludvigsen se valí de su cargo de gobernador para visitar las instalaciones de acogimiento a refugiados y elegir entre jóvenes refugiados.

En noviembre de 2018 se presentaron los cargos en su contra, una situación que ha conmocionado a la clase política y a la opinión pública de Noruega que consideraba al político como uno de los más confiables.

El proceso inició esta semana ante la Corte del Condado de Nord-Troms y durante la audiencia del tercer día, sorpresivamente Ludvigsen, representado por el abogado Kai Vaag, aceptó haber tenido relaciones sexuales con uno de sus acusadores. “Pero sólo en Oslo. No fue en la medida en que él [el refugiado] lo describe en su testimonio. Las tres ocasiones fueron voluntarias, sin coerción ni amenazas”, declaró el político al dar respuesta al testimonio presentado martes y miércoles por sus acusadores.

Los jóvenes que lo acusan, uno de ellos de 17 años cuando llegó al país, han declarado que Ludvigsen se refirió claramente a sus relaciones políticas bien con el rey o con la primera ministra Erna Solberg, dando a entender que tenía el poder para permitirles la estancia en el país o para deportarlos.

Esta es la primera vez que el político admite haber tenido relaciones sexuales con alguno de sus acusadores desde que fue detenido por la policía en enero de 2018, cuando declaró que los encuentros sexuales nunca habían ocurrido. Durante el proceso, para excusarse de haber mentido inicialmente, dijo que lo hizo porque estaba en shock cuando fue detenido y que cuando declaró terminó por ponerse él mismo entre la espada y la pared. “Ahora veo que fui mi peor enemigo”, declaró.

Sobre la sorpresiva confesión, el comentarista experto en casos penales de la empresa de comunicaciones de Noruega, NRK, Olav Rønneberg, dijo que era un momento crucial. “Pero es importante recordar que él cree que el contacto [sexual] fue limitado y ocurrió voluntariamente”.

“Él ha proporcionado al tribunal una razón por la que no lo dijo durante el interrogatorio de la policía, pero no sabemos si el tribunal le cree o no”, dijo el comentarista.

Durante su testimonio, Svein Ludvigsen admitió haber visto pornografía homosexual y haber tenido relaciones sexuales consensuales con otros hombres que no forman parte del proceso. Sin embargo, siguió negando haber abusado de su poder, lo que es el factor clave del que se le acusa.

Se estima que el proceso tomará otras dos semanas durante las cuales la fiscalía presentará evidencia fotográfica y de comunicaciones para tratar de confirmar las acusaciones. De ser encontrado culpable, Ludvigsen podría ser sentenciado a hasta doce años de prisión.

Más información newsinenglish.no

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net