Dedos con alianza matrimonial

 

El Gran Rabinato de Israel publicó este martes, estadísticas según las cuales los divorcios en 2018 alcanzaron casi el 5 por ciento, revelando un incremento en el número de divorcios. Así, en 2018, 11,145 parejas se divorciaron frente a las 10,661 que lo hicieron en 2017.

Se trata de cifras que sólo revelan el número de divorcios de matrimonios celebrados bajo la religión judía, los que se efectúan ante las cortes rabínicas, beit din. Según la ley judía o halacha, solo el hombre puede conceder el divorcio o get. Sin embargo, los reformistas han aceptado que la mujer pueda iniciar el proceso ante la corte rabínica, siendo el hombre quien finalmente otorga el get. Este hecho se ha convertido en un medio de presión de un miembro del matrimonio, generalmente el esposo, para acordar pensiones alimenticias, custodia de los hijos o reparto de bienes.

En este sentido, las estadísticas publicadas esta semana muestran que 149 mujeres cuyos esposos se negaron a otorgarles el get y que desaparecieron en Israel o se marcharon del país, recibieron la documentación pertinente que les permite volver a contraer matrimonio. Las mujeres que han quedado atadas a estos matrimonios porque el esposo no otorga el get se conocen como agunah o mujer “encadenada”.

Dentro del Rabinato opera una oficina que revisa el caso de estos matrimonios que no se han disuelto porque hay un “cónyuge recalcitrante” o renuente, que también puede ser la mujer si se niega a otorgar su consentimiento para el divorcio.

Hasta antes de 2012 poco podían hacer las cortes rabínicas respecto de estos casos, pero ese año el Knesset aprobó una ley en la que se faculta a estas cortes a apercibir al cónyuge renuente para que otorgue el get, e incluso a imponer sanciones como el embargo de cuentas bancarias, la negación de la licencia de conducir o imponer pena de cárcel.

En 2018, esta oficina del Gran Rabinato emitió con fundamento en la mencionada ley, 156 órdenes de restricción, de las cuales 117 fueron hacia hombres y 39 en contra de mujeres. Estas órdenes incluyeron la prohibición de salir del país, restricción de cuentas bancarias y la revocación de la licencia de conducir.

Pese a estas sanciones, la corte rabínica no puede obligar a los cónyuges a otorgar el divorcio lo que ha generado algún tipo de solución drástica como avergonzar al cónyuge renuente con pancartas enfrente de su oficina en que se detalle su comportamiento, como sucedió a un miembro de la Cámara de Representantes del Congreso de los Estados Unidos, o incluso la contratación de golpeadores que lo amenacen en su integridad física.

Esta última solución fue aplicada en Nueva Jersey por un rabino que apoyaba a una banda que secuestraba a los cónyuges para tratar de convencerlos con navajas, cuerdas, desarmadores, cajas de toques y otras herramientas destinadas a torturar, para obtener la firma el divorcio. Además de otorgar el get, estos hombres debían pagar una cantidad de dinero. Este rabino de nombre Mendel Epstein fue procesado en tribunales estadunidenses por secuestro y fue sentenciado a 10 años de prisión, sentencia confirmada por una corte de apelaciones.

El reporte publicado muestra también que descendió en un 25 por ciento el número de peticiones para sancionar a un cónyuge renuente, aunque se omiten las explicaciones sobre este fenómeno.

Más información timesofisrael.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net