Viales y jeringa

 

Este lunes, la gobernadora del estado de Alabama, Estados Unidos, Key Ivey, ratificó la iniciativa de ley según la cual bajo ciertas circunstancias se puede sentenciar a quien ha abusado de un menor a la castración química.

La ahora ley de Alabama dispone que quienes han sido encontrados culpables de abusar sexualmente de un menor de 13 años tienen que empezar el tratamiento médico para disminuir sus niveles de testosterona un mes antes de salir libre bajo palabra. El tratamiento terminará una vez que un tribunal decida que ya no es necesario.

La ley dispone que el tratamiento que supone esta castración química sea pagado por el ofensor o delincuente.

Aunque Alabama no es el primer estado de los Estados Unidos en prever la castración química de los abusadores de infantes, la ley fue criticada por el director ejecutivo de la organización American Civil Liberties Union, ACLU, del estado, Randall Marshall, quien dijo que no es todavía claro que la castración química tenga algún efecto e incluso si está medicamente probado.

“Cuando el estado empieza a experimentar con las personas, creo que entra en conflicto con la Constitución”, concluyó Marshall.

El tema de la castración química ha sido ampliamente debatido en los diferentes países en torno de dos temas. El primero respecto de los derechos humanos de quien ha cometido el delito, ya que se considera que se trata de una medida infamante y cruel, frente a los derechos de la sociedad que es víctima de estos delitos.

La segunda vertiente de la discusión se presenta en torno a si la castración química se deja a decisión del reo o puede ser impuesta por el juez como parte de la sentencia.

En 2010 en España, la castración química se reguló como una medida optativa del preso, mientras que en otros países como Polonia o Corea del Sur la medida queda a discreción del juez, como es el caso de Alabama y del estado de Luisiana también en los Estados Unidos que desde 2008 regula este procedimiento médico como una sanción.

En la India, país con un alto porcentaje de delitos sexuales en contra de mujeres y niñas, la posibilidad de la castración química ha sido discutida incluso respecto de todo tipo de violadores, discusión que fue sostenida en el estado de Karnataka después de un caso de violación que cimbró la opinión pública.

En México, la castración química a violadores ha sido propuesta en varios estados como la ahora Ciudad de México y el Estado de México. En Chihuahua, en 2017, se propuso como una opción para el agresor la primera vez que es condenado, pero como una medida obligatoria en caso de reincidencia, conjuntando las dos tendencias que existen. Hasta el momento, ninguna de estas propuestas ha sido aprobada.

Más información bbc.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o toral concediendo crédito a miabogadoenlinea.net