Gato

 

El pasado 4 de junio, legisladores del estado de Nueva York aprobaron una reforma de ley para prohibir en todo el estado la remoción quirúrgica de las garras a los gatos. De ser ratificada por el gobernador Andrew B. Cuomo, Nueva York será el primer estado de la Unión Americana en prohibir esta práctica.

Son varias ciudades en el estado de California que han prohibido la práctica, además de Denver, Colorado. La ley que los legisladores neoyorquinos aprobaron esta semana ha sido cabildeada desde hace varios años por grupos de veterinarios y de defensa a los animales y en ella se prohíbe la remoción de las garras de los gatos con fines estéticos o cosméticos, exceptuando las operaciones que se realicen por razones médicas. Quienes infrinjan la disposición podrán hacerse acreedores a una multa de hasta mil dólares.

Es una disposición que, como dijo la legisladora impulsora de la reforma, Linda Rosenthal, tiende a prohibir la remoción de las garras de los gatos de propietarios “que piensan que sus muebles son más importantes que el gato”.

La aprobación de esta reforma de ley y de otras relacionadas con los animales ocurrió en el Día de Defensa de los Animales, un día en que la legislatura de Nueva York se quita las etiquetas partidistas y toma como bandera la defensa de los derechos de los animales. Así, este año el Senado aprobó nueve reformas de ley entre ellas una que requiere a las tiendas de mascotas a tener sistemas de protección contra incendios y otra que eleva las sanciones a los propietarios que dejen a sus mascotas en exteriores sin un refugio adecuado.

"Quitar las garras es una cirugía de comodidad, con un índice de complicaciones muy alto, que no ofrece beneficios para el gato", dijo Brian Shapiro, director de Humane Society of United States en Nueva York, y agregó que el procedimiento provoca "un aumento en las mordeduras y en evitar la caja de arena, que a menudo resulta en que el gato se entregue a un refugio de animales”.

Aunque la mayoría de los legisladores neoyorquinos aprobaron la prohibición, se presentaron voces opositoras que señalan que la decisión de quitar las garras a los gatos debe ser tomada por un veterinario y no por la legislatura del estado.

Manifestando esta oposición, la Sociedad Médica Veterinaria de Nueva York publicó un comunicado el pasado mes de mayo en el que declararon que "los gatos a los que no se les quiten las garras enfrentan un mayor riesgo de eutanasia a que si su dueño pudiera cuidarlos". Para la sociedad, no quitarles las garras cuando así conviene a los propietarios es “cambiar una vida de comodidad y cuidado para pasar años en condiciones que pueden estar lejos de ser ideales para la vida a largo plazo".

Sin embargo, el quitar las garras a los gatos es una mutilación que, quienes respaldan su prohibición dicen que equivale a mutilar un dedo en la primera falange y que ocasiona a los animales dolor intenso y duradero.

“Se dice que una sociedad puede ser juzgada por la forma en que trata a sus animales y al permitir que esta práctica continúe no somos un buen ejemplo. Hoy podemos movernos en la dirección correcta”, declaró durante su defensa a la reforma el senador Michael N. Gianaris.

Durante el Día de Defensa a los Animales varios legisladores llevaron a sus mascotas al recinto legislativo por lo que varios gatos, como Corgi, Kitty y Vida, pudieron celebrar en primera fila la noticia de la aprobación de la prohibición.

Más información nytimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito miabogadoenlinea.net