Letrero de prohibición Drink & Drive

 

Un tribunal de Columbia Británica, Canadá, falló a favor de una mujer, Lee Anne Lowrie, que fue detenida el pasado 13 de abril por la policía en casa de su hermana por presuntamente haber conducido bajo los efectos del alcohol.

Según declaraciones de Lowrie, el día en cuestión fue a una consulta médica acompañada de su novio. Tras la consulta fueron a un restaurante donde bebieron una copa y salieron de ahí a las 3:30 de la tarde. Diez minutos después estaban en casa de su hermana.

Como planeaban pasar la tarde en casa de la hermana, ellos tomaron otras copas de alcohol cuando la Real Policía Montada de Canadá la contactó para pedir su ubicación. De esta forma, se presentaron cinco oficiales de policía a casa de su hermana a las 6 de la tarde.

Según los policías, tenían un reporte anónimo de que Lowrie había conducido su pickup en estado de ebriedad a las 4:53 de la tarde. Motivados por la denuncia le solicitaron que realizara una prueba de alcohol en sangre. La mujer respondió que había tomado un trago de alguna bebida alcohólica unos minutos antes por lo que los policías accedieron a retrasar la toma de muestra 15 minutos. Pese al tiempo transcurrido, la prueba de LeeAnn Lowrie arrojó niveles del alcohol por encima del máximo legal.

Debido al resultado, la policía remolcó su vehículo y le extendió una prohibición inmediata de conducir, immediate roadside prohibition, IRP. Su pickup quedó en el corralón por 30 días y ella perdió su licencia de conducir por 90 días. Además, enfrentaba la imposición de una multa de 500 dólares canadienses, más 930 dólares a pagar para tomar un curso de conducción responsable y 250 dólares adicionales para la rehabilitación de su licencia.

LeeAnn Lowrie, sin embargo, decidió contratar los servicios de la abogada Jennifer Teryn y recurrir las sanciones, particularmente la expedición de la IRP. Estas órdenes han sido recurridas constantemente en tribunales canadienses desde que la ley federal que fortalece las facultades de la policía para perseguir y sancionar la conducción bajo efectos de alcohol inició vigencia.

La nueva ley permite a la policía solicitar a cualquier conductor una prueba de alcohol en sangre, aunque no exista evidencia de que esté manejando bajos los efectos del alcohol y permiten configurar el tipo penal hasta dos horas después de haber conducido.

Gracias a que Lowrie filmó los eventos con la policía, se pudo demostrar que la policía no procedió conforme a derecho ya que pese que ella solicitó realizar una segunda prueba, no se la concedieron. Además, se demostró que ella no estaba en aparente estado de ebriedad como un policía declaró al decir que arrastraba las palabras al hablar.

Desde que las reformas fueron aprobadas, varios abogados manifestaron sus dudas respecto de la legalidad de las disposiciones. Incluso la magistrada presidente de la Suprema Corte de Justicia de Canadá, Jody Wilson-Raybould, dijo que tenía la expectativa de que la ley sería recurrida en tribunales, pero que estaba segura de que pasaría la revisión porque sus disposiciones están de conformidad con la Carta de Derechos y Libertades de Canadá.

Por lo pronto el primer recurso en contra de las disposiciones ya ha llegado a la Suprema Corte de Columbia Británica, con un caso representado también por la abogada Teryn. En este caso representa a Norma McLeod, una mujer de 76 años a quien le emitieron una IRP por no haber proporcionado una prueba de aliento y pese a que no existió evidencia de que hubiera ingerido alcohol.

En ese caso, Norma McLeod padeció cáncer en la boca y la mitad de su paladar fue removido, además de padecer bronquitis y obstrucción pulmonar crónicas. Por estas condiciones médicas no pudo realizar la prueba de aliento.

En el caso de LeeAnn Lowrie se logró la anulación de la IRP lo que significa que su licencia no ha quedado suspendida.

Más información timescolonist.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net