Mapa de Nueva Zelanda

 

El lunes de la semana pasada, la Junta de Libertad Condicional de Nueva Zelanda volvió a negar la salida de prisión de Alfred Thomas Vincent, un hombre de 81 años que lleva tras las rejas más de 51 años, sentenciado por haber atentado contra el pudor de cinco niños, aunque se cree que pudo haber abusado de más de cien.

Alfred Thomas Vincent fue de las primeras personas en haber sido puesto en detención preventiva y es el reo que más tiempo lleva tras las rejas en Nueva Zelanda. La detención preventiva es una medida muy cuestionada que encarcela a las personas, pero no como un acto punitivo o de sanción, sino como una medida de protección a la sociedad. La persona que recibe este tipo de sentencia permanece en prisión hasta que la Junta de Libertad Condicional decide dejarle libre.

La detención preventiva es una polémica medida respecto de la cual en 2018 el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas concluyó que Nueva Zelanda violó sus obligaciones del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, diciendo que el gobierno "tiene una carga cada vez más pesada para justificar la detención continua y para demostrar que la amenaza planteada por el individuo no puede ser abordado por medidas alternativas".

Pese a que lleva 51 años en prisión y a su frágil estado de salud, la Junta ha considerado año tras año que Vincent no se ha rehabilitado y por ello han negado que salga libre. Este año no ha sido la excepción y aunque su abogado, Michael Starling, pidió a la Junta que lo cambiaran a una institución para ancianos, la Junta concluyó que debe permanecer en prisión manifestando preocupación de que vuelva a abusar de algún menor de ser liberado, pese a su avanzada edad y deteriorado estado de salud.

Durante su larga estancia, Vincent ha completado el curso obligatorio para delincuentes sexuales tres veces y en 2016 la Junta concluyó que no tenía caso obligarlo nuevamente a que lo hiciera.

Antes, Vincent trabajaba en el jardín de la prisión, pero por su contacto con internos más jóvenes se consideró que no era apropiado y tampoco pudo seguir realizando esa labor.

Según ha declarado su abogado, el impulso sexual de este anciano no ha desaparecido con los años y si acaso, se ha vuelto menos discriminatorio respecto de sus inclinaciones.

En 2016, el abogado Tony Ellis apeló el caso de Vincent ante el Privy Council, pero rechazaron revisar el caso porque “no hay riesgo de que se hubiera presentado un grave error judicial en el caso”. El Consejo Privado o Privy Council es un órgano asesor de la reina Isabel II que también funciona como corte suprema para varios territorios ultramarinos y algunos estados parte del Commonwealth británico.

En 2012, un medio de comunicación legal contactó a las cinco víctimas por las que Vincent fue procesado en 1968 y ninguno de ellos sabía que llevara tanto tiempo encerrado. Pese a que tres de ellos apoyaron su caso para que saliera libre siempre que se mantuviera alejado de niños, la Junta de Libertad Condicional negó la libertad.

Alfred Thomas Vincent tendrá oportunidad hasta el próximo año de volver a solicitar salir de prisión. Mientras tanto se ha convertido en el reo con más años tras las rejas en Nueva Zelanda, un penoso récord que está lejos de ser roto.

Más información stuff.co.nz

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net