Periódico, lentes, pluma

 

Este miércoles los servicios de inteligencia franceses citaron a cinco periodistas para interrogarlos presuntamente respecto de publicaciones que han realizado y que han develado un fuerte escándalo de la administración del presidente Macron. Se trata de una situación que ha sido fuertemente denunciada por el gremio de comunicadores.

Estos citatorios no son los primeros y con estos cinco ya han sido ocho los periodistas del diario Le Monde en haber sido convocados por la Dirección General de Seguridad Interior, DGSI, para responder, principalmente, respecto de la publicación de lo que ahora se conoce como el Affaire Benalla, en el que Alexandre Benalla, ex guardia de seguridad del presidente Macron, fue captado en video agrediendo a una pareja durante una manifestación del 1 de mayo de 2018. Además de haber intervenido con una agresión, llevaba una identificación de policía pese a no pertenecer a ese cuerpo de seguridad.

Entre los citados esta semana están la periodista Ariane Chemin, responsable de la publicación de la historia de Alexander Benalla, y Louis Dreyfus, presidente del consejo directivo de Le Monde. Al parecer estos citatorios tienen que ver con el asunto que involucra a Chokri Wakrim, ex miembro de la fuerza aérea, quien es investigado por cargos de corrupción y quien, se reveló en el diario Libération, ayudó a Benalla a cerrar un trato de seguridad privada con un oligarca ruso.

La noticia de los nuevos citatorios fue publicada este miércoles por el director editorial de Le Monde, Luc Bronner, quien se manifestó contrariado por la situación: “El interés público necesita que [los periodistas] puedan investigar las conexiones mantenidas por colaboradores del Élysée (palacio de la presidencia) o de Matignon (oficina del primer ministro)”.

De esta forma, dijo, los nuevos citatorios “son más preocupantes porque siguen un procedimiento similar al usado recientemente en contra de otros periodistas”.

Luc Bronner se refiere a los citatorios que se hicieron a dos de sus periodistas y a otro más de Radio France, quienes escribieron un reportaje de investigación sobre la venta de armas a la coalición de Arabia Saudita que lucha en contra de los rebeldes houthi en Yemen. Estos tres periodistas denunciaron “tácticas de intimidación” usadas por el DGSI durante los interrogatorios.

Periodistas de otros medios también han sido citados sobre la venta de armas para sostener la guerra en Yemen y todos han manifestado su oposición a estos procesos.

Por todos estos citatorios, las editoriales francesas publicaron este miércoles un comunicado en el que declaran que “el secreto militar no se puede oponer al derecho a la información, que es esencial para un debate público apropiado, ni se puede sostener sobre los periodistas como una espada de Damocles para disuadirlos de investigar y de publicar”.

Los sindicatos de periodistas también han manifestado su desacuerdo diciendo que se trata de un “intolerable giro del cuchillo contra el periodismo y la libertad de información” y que se trata de procedimientos “con el objetivo tácito de sofocar a los periodistas en el ejercicio de su misión de informar al público”.

Incluso los partidos de oposición han aprovechado la ocasión para manifestar su desacuerdo a las políticas de gobierno.

Por su parte, la vocera del Palacio del Elíseo, Sibeth Ndiaye, se refirió “al compromiso del gobierno con la libertad de prensa”, añadiendo que “los periodistas quedan sujetos a la ley como cualquiera otra persona” y que “nadie en Francia está fuera de la ley”. Sin embargo, se negó a comentar sobre los citatorios de esta semana argumentando que se trata de una investigación en curso.

Más información france24.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net