Niños felices

 

Con 80 votos a favor, 29 en contra y dos abstenciones, el Parlamento de Escocia aprobó esta semana en primera lectura una iniciativa de ley que prohíbe el castigo físico a los niños. No se trata de ley vigente pues a finales de este año será sometida nuevamente a una votación final.

La iniciativa fue presentada por el parlamentario John Finnie y su discusión no fue sencilla pues varios parlamentarios, particularmente conservadores, se oponen a la prohibición considerando que se trata de una iniciativa de ley que “es un asalto a la vida familiar”.

“El problema fundamental es que la iniciativa hace más daño que bien”, dijo el parlamentario conservador Oliver Mundell al manifestar su oposición. “Déjenme ser claro, la violencia en contra de los niños está mal. En eso todos estamos de acuerdo”, coincidió con la mayoría el parlamentario, pero añadió que “cuando se refiere a la proporcionalidad de sujetar a buenos padres a la criminalización y a la insinuación de que está justificado y es razonable que el estado intervenga en la vida familiar donde el bienestar de un niño no está en riesgo, no puedo estar de acuerdo”.

Otro parlamentario expuso el argumento de que la ley será usada en casos de custodia por algunos de los progenitores para evitar que el otro tenga contacto con su hijo. “Es posible que los padres deshonestos acusen a sus cónyuges de golpear para evitar el acceso a los niños”, dijo el legislador Richard Lyle que se abstuvo en la votación.

Pese a las voces opositoras, se trata de una iniciativa que está en consonancia con los esfuerzos que durante la última década se han estado haciendo para evitar que los padres, por las razones que sean, golpeen a sus hijos. Es una iniciativa que la Unión Europea ha puesto en marcha, con varios países miembros prohibiendo el castigo físico a los niños, y que en otros países del mundo se ha propuesto como en Argentina, Australia o Japón, e incluso Gales, país que al igual que Escocia, forma parte del Reino Unido.

“Frecuentemente hablamos en Escocia sobre la tolerancia cero al abuso y violencia doméstica, pero permitimos que se use el castigo físico con los niños”, dijo John Finnie. “Esto manda el mensaje a nuestros niños de que golpear a alguien es una forma de resolver una disputa o si no te gusta un comportamiento”, agregó.

Por su parte, la ministra de la Infancia, Maree Todd, dijo: “Nuestra intención es proporcionar apoyo temprano utilizando un enfoque acertado para cada niño, que hemos estado usando durante muchos años y continuamos usándolo para reconocer las situaciones en las que los padres necesitan apoyo y para brindar apoyo". De esta forma negó que la ley pretenda criminalizar de alguna forma a los padres.

Se trata de un tema importante e interesante que el parlamento escocés, identificado como Holyrood, tendrá que revisar, aunque esta semana los reflectores se han desviado hacia la iniciativa que la primera ministra Nicola Sturgeon presentó respecto de un nuevo referéndum por la independencia de Escocia.

Más información scotsman.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net