Gol de futbol

 

La Policia Nacional española detuvo ayer a diez personas implicadas en la red de amaño de partidos de fútbol de primera, segunda y tercera división, para obtener jugosas ganancias a través de las apuestas.

Entre los arrestados se encuentra el ex jugador del Real Madrid, y ex seleccionado de España Raúl Bravo como uno de los supuestos cabecillas de la organización, y el presidente de la SD Huesca, Agustín Lasaosa. En total hay 21 implicados y la propia entidad deportiva se encuentra imputada como persona jurídica.

Las investigaciones se derivan de partidos individuales. Este caso inició en junio de 2018 tras la denuncia presentada por el Comité de Competición de la Real Federación Española de Fútbol ante la Fiscalía Provincial de Huesca. Entonces las sospechas se centraban en el partido que el Huesca y el Nàstic jugaron la temporada pasada en Segunda División y que acabó con victoria del equipo de Tarragona el Nàstic, por 0-1. Mientras se jugaba ese partido, se suspendió la cotización en 30 de las 59 casas de apuestas más importantes del mundo después de que dos de ellas, 888 y Unibet, alertaran de la entrada de grandes cantidades de dinero apostando por el 0-0 al descanso y la victoria visitante al final, como ocurrió. El Nàstic, que luchaba por evitar el descenso a Segunda B, se encontraba a 29 puntos del Huesca, que había ascendido a Primera la jornada anterior.

Otro de los partidos ahora investigado es el Valladolid-Valencia (0-2) de la última jornada de la temporada que acaba de concluir. Entre los arrestados figura Borja Fernández, futbolista del Valladolid que se retiró tras este partido, que según las autoridades recibió dinero de la organización a cambio de que convenciera a algunos de sus compañeros para que propiciaran el resultado e incidencias como penaltis, saques de esquina, etcétera.

El tercer partido bajo sospecha es el que disputaron la pasada temporada el Sariñena y el CD Cariñena, dos equipos de la provincia de Zaragoza que en aquel momento jugaban en el Grupo 17 de la Tercera División.

Según fuentes policiales, el proceso de amaño constaba de varias fases. Primero, seleccionaban los partidos en connivencia con organizaciones mafiosas extranjeras que realizan sus apuestas a través de webs asiáticas y de países del Este de Europa. Los encuentros preferidos eran del inicio o del final de la competición. Posteriormente, pactaban las apuestas, que no solo eran sobre el resultado final, sino también sobre el marcador al descanso u otros incidentes como tiros de esquina, faltas, tarjetas, etcétera para “incrementar notablemente los márgenes de la ganancia”, según destacó la policía.

El siguiente paso era hacer una primera aproximación “de tanteo” a algún miembro de la plantilla de alguno de los equipos, principalmente el capitán por su posible capacidad de influencia sobre otros jugadores. Según fuentes policiales, la cantidad ofertada llegó en algún caso a los 100,000 euros.

Una vez logrado el acuerdo, una parte del dinero se entregaba en efectivo antes del partido y el resto al término del encuentro si se concluía según lo pactado.

A los detenidos se les imputan delitos de corrupción en el deporte, estafa y blanqueo de capitales. En la investigación han intervenido agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) y de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF), ambas de la Policía Nacional. También han colaborado LaLiga, Europol y la Dirección General de Ordenación de Juego.

El caso puede ir para largo, como se demuestra con el proceso relacionado con un partido entre el Levante y el Zaragoza, que se celebró en 2011, caso en el que se encuentra imputado el entrenador mexicano Javier Aguirre. Después de los ires y venires en tribunales, el juicio dará inicio el próximo 3 de septiembre de este año.

Más información elpais.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net