Detalle de corbata y cuello de camisa

 

La barra de abogados de Columbia Británica, Canadá, concluyó que un abogado que representó a su novia, le prestó dinero y luego la agredió físicamente, incurrió en mala conducta profesional. La organización no ha dado a conocer la sanción a la que el abogado se ha hecho acreedor.

El proceso disciplinario ante la Law Society of British Columbia fue respecto de la actuación del abogado Michael Murph Ranspot quien en abril de 2012 inició una relación amorosa con una mujer identificada como CC, la que terminó el día de año nuevo de 2015, después de que él la golpeara.

Durante esta relación, el abogado Ranspot representó en varias ocasiones a su novia en procedimiento familiares que llevó en contra de su ex concubino solicitándole la división de bienes, pensión alimenticia y pidiendo al juez una orden de alejamiento. El abogado no cobró honorarios a su novia e incluso le empezó a prestar dinero. La finalización de la representación legal la presentó formalmente el abogado en febrero de 2016, después de la agresión.

Por el delito de agresión, que llevó a CC a ser hospitalizada, el abogado Ranspot fue sentenciado a 16 meses de prisión de libertad condicional.

La revisión del caso ante la barra de abogados inició en septiembre de 2012 con referencia a dos situaciones disciplinarias: la agresión a la novia/cliente y haber aceptado representar a su novia y haberle prestado dinero sin haberse asegurado de que recibía asesoría legal independiente respecto de esos préstamos.

Al dar a conocer las conclusiones del procedimiento disciplinario, la barra de abogados estableció que “aunque el acusado se declaró culpable de una agresión que causó daños corporales, la opinión del panel es que, según las declaraciones anteriores, el acusado claramente no estaba arrepentido, ni se responsabilizó de sus acciones.” Esto porque durante las audiencias el abogado dijo que CC “tenía problemas mentales y emocionales” y que ella ya lo había agredido a él ocasionándole lesiones.

Asimismo, el panel concluyó que Ranspot “decidió tomar por cliente a la persona con quien estaba en una relación personal y romántica, y prestarle dinero mientras seguía actuando en su representación y sin asegurarse de que tuviera asesoramiento legal independiente. Él continuó representándola después de un altercado físico que resultó en denuncias penales. El panel considera que estas circunstancias son el resultado, en muchos niveles, de una sorprendente falta de juicio”.

No es la primera vez que este abogado enfrenta proceso disciplinario ante la Law Society of British Columbia, ya que en 1997 fue suspendido durante 18 meses y en 2007 fue multado por mala conducta profesional. Más adelante se anunciará la sanción que esta nueva conducta acarreará profesionalmente para el profesionista quien sigue ejerciendo como abogado.

Aunque Ransport envió a CC una factura por los honorarios y por los préstamos, se desconoce el monto y si ella pagó la cantidad solicitada.

Los casos de mala conducta profesional de abogados en Canadá son publicitados y reportados en la prensa. Así recientemente informamos de otro caso en el que un abogado de Ontario quedó sujeto a proceso disciplinario por haber cometido bigamia y por falsificación de documentos. Estos procesos disciplinarios son independientes de los procesos civiles y penales que se inicien por sus actos.

Más información vancouversun.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net