Letrero #MeToo

 

Ante miembros del Parlamento, el ministro de Justicia de Países Bajos adelantó que el gobierno prepara una iniciativa de ley para tipificar como delito tener relaciones sexuales con alguien en contra de su voluntad, aunque no se cometa violencia.

En Países Bajos, como en la mayoría de las legislaciones, la violación y la agresión sexual son delitos sancionados en la legislación penal. Esta nueva legislación pretende estrechar aún más el nudo y sancionar el sexo contra la voluntad y el acoso sexual.

“No significa no, pero no ‘no’ no necesariamente significa ‘sí’” explicó el ministro Ferd Grapperhaus a los parlamentarios al explicar los motivos de esta iniciativa.

Así, mencionó que el movimiento #MeToo ha hecho patente que el comportamiento sexual inaceptable se ha extendido globalmente, pero que actualmente las víctimas carecen de las herramientas legales necesarias para protegerse.

El delito de sexo contra la voluntad busca cubrir las lagunas que se crean cuando no se puede comprobar la violencia o agresión en las violaciones, por ejemplo, en aquellos casos en que las víctimas se paralizan y no pueden manifestar con airado rechazo la relación sexual.

De esta forma, si la otra persona no habla claramente, primero se deberá investigar si desea tener contacto sexual. Cuando alguien se pone rígido por miedo, deja de participar en cualquier momento o muestra actitudes vacilantes son indicativos de que no se desea la relación. Persistir podría ser sancionado.

De avanzarse la iniciativa, toda denuncia de este tipo deberá ser investigada por las autoridades y no sólo implica relaciones sexuales en las que exista penetración, sino también tocamientos en las zonas genitales, por ejemplo.

El acoso sexual también será punible, ya sea que se trate de comportamientos indebidos en lugares públicos por tocamientos o palabras, o incluso en redes sociales o sitios de chat. “Los insultos, las humillaciones y los tocamientos no son comportamientos normales” señaló el ministro de justicia neerlandés.

Esta propuesta del gobierno es coincidente con el Convenio de Estambul que entró en vigor para los Países Bajos en 2016 y que estipula que los actos sexuales sin consentimiento mutuo requieren una sanción, así como cualquier forma de comportamiento sexual verbal, no verbal o físico no deseado.

A este respecto, el ministro Grapperhaus declaró que se hará un análisis de impacto en los próximos meses con miras a la implementación y justificación financiera de la nueva legislación. Tan pronto como los resultados estén disponibles, se espera que se presente un proyecto de ley a finales de este mismo año.

Más información dutchnews.nl

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net