Imprimir
Categoría: El Derecho y la Actualidad
Visto: 630
powered by social2s

Esta semana Chile vuelve a ser noticia tras la sentencia dictada por un magistrado de justicia en donde dictamina que el ex presidente de aquel país, Eduardo Frei Montalva, fue asesinado por organismos del régimen de Augusto Pinochet.

Eduardo Frei Montalva, de tendencia conservadora y uno de los fundadores del Partido Demócrata Cristiano de Chile, fue presidente de su país entre 1964 y 1970, siendo sucedido en el poder por Salvador Allende, su adversario político. Pero tras el golpe militar de 1973, Frei se convirtió en unos de los principales opositores al régimen de Pinochet.

A finales de 1981, mientras dirigía a la oposición de la dictadura de Pinochet, Frei Montalva sufrió problemas de salud que lo llevaron al quirófano para la operación de una hernia, en lo que parecía una sencilla intervención. Sin embargo, su estado de salud se vio deteriorado lo que desencadenó en su fallecimiento el 22 de enero de 1982 por un shock séptico derivado de la operación. Hasta ahora esa era la causa oficial de su muerte.

El magistrado chileno encargado de revisar el caso, Alejandro Madrid, ratificó en su fallo, que dada la evidencia, el fallecimiento del ex presidente “fue ocasionado por la introducción paulatina de sustancias tóxicas no convencionales, por la aplicación de productos farmacológicos no autorizados y por la ocurrencia de diversas situaciones anómalas que fueron disimuladas como inadvertencias o negligencias". Esto significa que en el hospital, el ex mandatario fue envenenado lo que provocó un deterioro en sus sistema inmunológico que facilitó la aparición de bacterias que fueron las responsables finales de su muerte, “haciendo imperceptible la participación de terceros en su fallecimiento”.

Como autores del homicidio fueron señalados Luis Becerra Arancibia, ex chofer de Eduardo Frei; Patricio Silva Garín, médico; y, Raúl Lillo Gutiérrez, ex empleado civil del ejército; y como encubridores del crimen serán procesados los doctores, Pedro Valdivia Soto, Helmar Rosenberg Gómez y Sergio González. Los indiciados ya fueron notificados y uno de ellos, mediante su abogado, anunció que impugnará el auto de procesamiento.

La investigación del caso duró siete años, desde que la hija del ex presidente, Carmen Frei, cuestionará las causas de la muerte de su padre. La sentencia se dio a conocer el 7 de diciembre pasado, seis días antes de las elecciones para presidente, en donde el hijo de Frei, Eduardo Frei Ruiz-Tagle, es candidato. Frente a ello la polémica se ha destado en Chile pues se cuestiona la imparcialidad del poder judicial en el proceso electoral. El Ministro de Justicia del país, ya declaró que se trata de procesos independientes y que el magistrado Madrid solo cumplió con el tiempo procesal sin seguir agenda política.

Tras conocer el resultado, el candidato de la Concertación, Eduardo Frei, quien ya fue presidente de Chile en el periodo 1994-2000, declaró que no quiere que se aplique la Ley de Amnistía puesto que los culpables por el homicidio de su padre deben pagar ante la justicia, al igual que deben hacerlo todas las personas responsables de haber cometido algún delito durante el régimen de Pinochet.

Al haber sido la víctima del homicidio presidente del país, su hijo, Eduardo Frei Ruiz-Tagle, se refirió a el como un magnicidio, el cual es entendido como el homicidio de una personaje importante por causas ideológicas o sociales. Diferentes países regulan esta figura y algunos de ellos emplean el término para los homicidios de los jefes de estado y otros incluyen en el tipo a otros funcionarios como ministros e incluso familiares de los mismos. En nuestro país el magnicidio como tal no es tipo penal.

Sin duda se trata de una sentencia que de una u otra manera está sacudiendo a los chilenos.

 

Fuente El Mercurio

 

www.miabogadoenlinea.net

 

 

powered by social2s