Entrada a la Colonia Dignidad

 

Por falta de evidencia suficiente, la fiscalía alemana de la ciudad de Krefeld ha decidido desechar los cargos en contra de Hartmut Hopp quien fue médico de la Colonia Dignidad en Chile, una secta en que se abusaba de sus miembros y que ayudó a cometer actos de tortura y en la desaparición de opositores el régimen de Augusto Pinochet.

Colonia Dignidad, conocida inicialmente como Sociedad Benefactora y Educacional Dignidad, era una comuna agraria de alemanes fundada en Parral, Provincia de Linares, Región del Maule, Chile en 1961 por el exmilitar nazi, Paul Schäfer.

Schäfer llegó a Chile siendo fugitivo de la justicia alemana por cargos de pederastia al haber abusado de niños en una iglesia bautista en Alemania. En el asentamiento que fundó en Chile, mediante el encierro y el adoctrinamiento, creó personas severamente condicionadas a su voluntad que no lo cuestionaban, abusó sexualmente de decenas de menores y en el hospital del lugar ordenó que se administraran psicofármacos ilegales y se aplicaran electroshocks a miembros de la comunidad. La Colonia Dignidad también funcionó como un centro clandestino de detención y torturas durante la dictadura de Augusto Pinochet.

Hartmut Hopp fue uno de los tres únicos miembros que dejó la Colonia para educarse en el exterior. Estudió medicina, piano y canto en la Universidad de Davis en los Estados Unidos y regresó en 1977. Para activistas de derechos humanos y periodistas, Hopp actuó desde ese momento como una especie de "ministro de relaciones exteriores" para la Colonia Dignidad y era la mano derecha de Schäfer, por lo que debía saber de los abusos y delitos que se cometían en la Colonia aunque Hopp siempre ha negado haber tenido conocimiento.

En 2011 Hopp fue sentenciado a cinco años de prisión por un tribunal chileno por ayudar y fomentar el abuso infantil cometido por Paul Schäfer, pero huyó a Alemania antes de que su sentencia comenzara y no fue extraditado a Chile por ser ciudadano alemán.

Por lo anterior, las autoridades chilenas pidieron a Alemania que hiciera cumplir la sentencia en suelo alemán. En 2017, un tribunal de Krefeld, ciudad de residencia de Hopp, aceptó la solicitud y dictaminó que este debía cumplir una condena de prisión de cinco años un día, pero sus abogados apelaron la decisión.

En septiembre de 2018 el Tribunal Superior Regional de Düsseldorf concluyó que, aunque el médico pertenecía a la administración de la Colonia Dignidad, eso no era suficiente para demostrar complicidad en los delitos cometidos por Schäfer. Según el tribunal, las autoridades chilenas no habían demostrado que Hopp hubiera cometido acciones punibles de acuerdo con la ley alemana. A pesar de la posición de alto rango de Hopp en la colonia, no se demostró que "al menos objetivamente hizo que fuera más fácil" que Schäfer cometiera sus crímenes, dijo el tribunal. Esta fue una sentencia firme.

Al conocerse la decisión del Tribunal Superior, el fiscal de Krefeld, en Renania del Norte-Westfalia, dijo que habían abierto investigación en contra de Hopp y que, con fundamento en las leyes alemanas, planeaban presentar acusaciones de ayuda a cometer abuso infantil, presunta participación en el asesinato de tres activistas de la oposición en 1976 y la distribución ilegal de drogas psicoactivas.

Esta semana, sin embargo, la fiscalía de Krefeld emitió un comunicado en el que señalaron que "después de agotar todas las pistas de investigación prometedoras, no fue posible probar una sospecha suficiente en ningún aspecto legal necesario para una acusación", lo que significa que Harmut Hopp, de 74 años, no pisará la prisión ni en Chile ni en Alemania.

Respecto de Paul Schäfer, diversas denuncias sobre pedofilia, homicidio calificado, abusos y tortura fueron presentadas en su contra durante el primer lustro de la década de los noventa tras el fin de la dictadura, pero logró huir de la justicia hasta ser capturado en Argentina en 2005. Tras ser extraditado, fue declarado culpable de abusos a 25 menores de edad y condenado a 20 años de prisión por un tribunal chileno, y otros 13 por cargos de homicidio, tortura y violación de leyes sobre armas. Murió en prisión en 2010 a la edad de 88 años.

Los abusos que existían en este lugar fueron llevados a la pantalla grande en la película Colonia, protagonizada por Emma Watson y el fallecido actor sueco ‎Mikael Nyqvist en el papel de Schäfer.

Más información timesofisrael.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net