Mazo judicial

 

En los Estados Unidos, el Estado de Carolina del Norte está alegando ante la Suprema Corte de Justicia de ese país, que las entidades federativas tienen inmunidad por lo que no pueden ser demandados por violar derechos de autor.

En el caso, el realizador de documentales Rick Allen filmó a mediados de la década de 1990 imágenes de investigadores que rescataban los restos del emblemático buque insignia de Blackbeard, Queen Anne's Revenge, que encalló en Beaufort, Carolina del Norte, en 1718. Habiendo tomado videos e imágenes fijas del desastre y los esfuerzos de rescate, Allen registró los trabajos con la Oficina de Derechos de Autor de Estados Unidos. Esas imágenes fueron posteriormente comercializadas por Nautilus Productions.

En 2013, Allen acusó a Carolina del Norte y su Departamento de Recursos Naturales y Culturales de infringir los derechos de autor porque el estado había publicado algunas imágenes del naufragio en su sitio web.

Carolina del Norte llegó a un acuerdo con Allen, pagándole 15,000 dólares por las infracciones, pero después de retirar las imágenes, el Departamento publicó cinco videos cortos y una fotografía de la expedición de recuperación.

En ese momento Allen decidió demandar, pero para proteger al estado, los legisladores del congreso local aprobaron una ley que Allen denomina "Ley Barba Negra", que trata todas las fotografías, grabaciones de video y otros materiales documentales de un barco o naufragio abandonado o su contenido como del “dominio público".

La Décimo Primera Enmienda establece que los tribunales federales no pueden aceptar una demanda contra los estados, por lo que el Congreso de los Estados Unidos aprobó en 1990 una serie de leyes que abrogaban la inmunidad de los estados en materia de derechos de autor, patentes y marcas, pero en la demanda de Allen contra Carolina del Norte, la Corte de Apelaciones del Cuarto Circuito sostuvo que el Congreso había abrogado inconstitucionalmente la inmunidad soberana del estado.

Ahora Allen está solicitando que el máximo tribunal revise esa decisión argumentando que, en ausencia de una revisión, los creadores quedarán sin un remedio legal que los proteja cuando los estados pisoteen sus derechos de autor federales. Afirma que, de hecho, el Congreso tiene autoridad constitucional para derogar la inmunidad soberana del estado por la infracción de los derechos de autor.

El estado se opuso formalmente a la revisión. "La infracción de los derechos de autor no es categóricamente inconstitucional", afirma el escrito de oposición de Carolina del Norte. "En cambio, la infracción viola la Constitución solo cuando se eleva al nivel de una privación de propiedad sin el debido proceso legal".

Del lado de Allen se encuentran organizaciones como la RIAA (Recording Industry Association of America, Asociación de la Industria Discográfica de Estados Unidos) que ha presentado un amicus curiae destacando la necesidad de una revisión sobre el tema, ya que los titulares de derechos de autor en la industria de la música se ven afectados al no preverse en materia federal el pago de los daños causados por los estados al violar derechos de autor.

Más información

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net