Instrumental quirúrgico

 

Ante un tribunal del poder judicial de Columbia Británica, Canadá, varios cirujanos han presentado un recurso en contra de la decisión del gobierno de obligar a los cirujanos que realicen cirugías del sector salud de firmar cartas compromiso de no atender pacientes de forma privada.

El gobierno de Columbia Británica prohibió desde 2017 el que pacientes que tienen derecho a que la seguridad social pague sus cirugías lo hagan de forma privada cuando paguen por ello. Se trata de una práctica que ha estado en uso desde hace 25 años, pero que el gobierno sostiene que es contraria a leyes federales y provinciales.

Esta medida fue recurrida por el doctor Brian Day y otros cirujanos quienes sostienen que negar la posibilidad de atención privada a pacientes que puedan pagar por ella es violatoria de sus derechos constitucionales. El caso se ha visto detenido por falta de recursos financieros, pero sigue en proceso.

Para reforzar la prohibición, en el otoño de 2018 se introdujo otra norma según la cual se obliga a los cirujanos que trabajen en hospitales privados que tienen contratos de subrogación de servicios con las autoridades de salud a firmar cartas compromiso de que no harán trabajo en los sistemas público y privado. Si no lo hacen, no pueden realizar cirugías financiadas por el sector público en las clínicas privadas subrogadas.

A su vez, si las clínicas privadas no aceptan estas condiciones, no tendrán contratos de las autoridades de salud o los contratos serán cancelados. Hasta el momento sólo tres clínicas han accedido lo que implica menos salas de operación disponibles.

Por ejemplo, médicas como la doctora Nancy Van Laeken, cirujana plástica especializada en reconstrucción por cáncer de mama, ha visto un aumento en la lista de espera de pacientes que aguardan una cirugía reconstructiva de 2.5 años a 4 años porque ahora sólo pueden efectuar cirugías en un hospital, a veces tan solo un día a la semana.

Respecto de las cartas compromiso que han llevado al cese de cirugías en diversas clínicas privadas, la doctora Van Laeken y otros cirujanos presentaron un recurso judicial pidiendo que se detenga su implementación en tanto no se resuelva el recurso presentado por el doctor Day.

Cabe señalar que el juez que preside el proceso presentado por el doctor Day, John Steeves, fue operado por sinusitis tres años antes de que iniciara el proceso. Su cirugía no fue pagada por él, sino resultado de la seguridad social. Pero de haber necesitado esta cirugía el día de hoy, no la habría podido recibir porque la clínica en donde fue operado, False Creek Surgical Centre, no firmó la carta compromiso y no se pueden hacer este tipo de cirugías. Se trata, además, de la única clínica con el equipo necesario para efectuar cirugías de sinusitis.

Los abogados de los cirujanos aseguran que las medidas dictadas por el sector salud no solo son autoritarias sino contraproducentes porque se ha limitado el tiempo en que se pueden usar los quirófanos y por tanto el número de operaciones.

El gobierno, por su parte, asegura que la medida no ha generado daños en los pacientes y que “de hecho, se están realizando más cirugías programadas", una aseveración que, al parecer, es refutada por cifras actuales.

Más información vancouversun.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net