Logo de partido ultraderechista

 

La Corte Suprema de Eslovaquia rechazó la solicitud de la Fiscalía de anular el registro del ultraderechista Partido Popular Nuestra Eslovaquia (LSNS), al considerar que no existen suficientes evidencias de que esa formación política vulnera la Constitución y ponga en peligro el sistema democrático.

La Fiscalía había solicitado que se retirara el registro a este partido con el argumento de que tiene una fuerte tendencia fascista, pero los ministros no encontraron elementos suficientes por lo que la moción fue rechazada.

El LSNS es una agrupación política de corte extremista con acentuadas posiciones antiinmigrantes y xenófobas. Los miembros del movimiento trataron de presentarse en las elecciones de 2006 con el nombre de Unión Eslovaca Partido Nacional, pero el Tribunal de Justicia disolvió el partido por actividades anticonstitucionales. En lugar de fundar un nuevo partido, los miembros de la Unión Eslovaca, bajo el liderazgo de Marian Kotleba, ingresaron al pequeño Partido de Amigos del Vino que había existido desde 2000, cambiando su nombre a Partido Popular de Solidaridad Social en mayo de 2009 y luego a Partido Popular Nuestra Eslovaquia a principios de 2010. Ese mismo año participó en las elecciones parlamentarias, obteniendo un 1.3% de los votos. Obtuvo una votación similar en las elecciones parlamentarias de 2012 y en las elecciones al Parlamento Europeo de 2014, con un 1.6% y 1.7% respectivamente.

Pero el éxito electoral le llegó en las elecciones parlamentarias de 2016 en las que obtuvo un 8.0% de los votos y 14 escaños en el Parlamento de Eslovaquia. Basó su campaña en el rechazo a los inmigrantes.

Los orígenes del LSNS, partido que dirige Marian Kotleba, ex gobernador de la Región de Banská Bystrica, se asocian a la agrupación nacionalista Hermandad Eslovaca. Kotleba reaccionó de inmediato ante esta decisión felicitando a los jueces por "su coraje personal".

"Éramos conscientes del hecho de que nuestro partido nunca había violado ninguna ley y que no habíamos puesto en peligro la democracia en Eslovaquia", dijo Kotleba a la prensa. "Luego de hoy, no hay ninguna razón para tener miedo de votar a nuestro partido", agregó.

En Bratislava, capital de Eslovaquia, dos parlamentarios del LSNS fueron acusados recientemente de instigar el odio y la violencia contra diversos grupos, entre ellos musulmanes, judíos y gitanos.

Más información ecodiario.eleconomista.es y Wikipedia

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net