Cuervo

 

El organismo de protección del medio ambiente de Inglaterra, Natural England, anunció este miércoles que ya no se podrá matar libremente a las llamadas “aves plaga” como cuervos, palomas y urracas y que se emitirá otro sistema de licencias para protección de aves.

La decisión sigue al recurso presentado por la organización protectora del ambiente Wild Justice que cuestionó la legalidad de las licencias generales que permiten matar libremente a las aves consideradas plagas.

Ahora, Natural England, que es un órgano de gobierno que es supervisado por el Departamento de Medio Ambiente, Alimentos y Asuntos Rurales, emitirá un sistema de licencias tendiente a controlar 16 especies de aves, entre ellos grajos, urracas, gansos canadienses y pericos no nativos.

“No todos los días tres conservacionistas de medio tiempo anulan décadas de matanza ilegal de aves", declaró a los medios Mark Avery, uno de los tres fundadores de Wild Justice, respecto de la decisión de Natural England. "Se ha demostrado que la organización de conservación de la naturaleza legal de Inglaterra ha permitido a las personas infringir la ley de vida silvestre durante décadas".

Las licencias generales se establecieron en la década de 1990 para permitir el control de ciertas aves con baja preocupación por la conservación.

Mientras la decisión fue bien recibida por los impulsores, los granjeros y otro grupo de conservacionistas manifestaron su desacuerdo particularmente por el momento en que la decisión es tomada.

“[Las licencias generales] son absolutamente necesarias en esta época del año cuando los cultivos son particularmente vulnerables a las plagas. Por ejemplo, una parvada de palomas puede diezmar un campo de cultivo de un agricultor”, declaró a medios Guy Smith de la Unión Nacional de Agricultores, NFU. “Es increíblemente decepcionante que granjeros y agricultores se encuentren en esta posición, particularmente en esta época del año”.

Por su parte, la conservacionista Mary Colwell dijo que la revocación de las licencias generales llega en un mal momento para la anidación de otras aves protegidas como vanelinos y numenius, conocidos como zarapitos.

“La licencia general necesita ser reformada y reforzada, pero el momento de Natural England es pésimo. En promedio, los zarapitos ponen sus huevos el 21 de abril. Si pierden sus huevos -y las cámaras trampa nos dejan ver que sus principales depredadores son zorros y cuervos- no volverán a poner este año. No hay duda de que si evitas que las personas controlen a los cuervos en esta época del año, los cuervos tomarán más que huevos”.

Marian Spain, quien se desempeñó hasta ayer como jefa interina de Natural England declaró lo siguiente: “Sabemos que este cambio ocasionará trastornos a algunas personas, pero estamos trabajando duro para asegurar que esto es al mínimo.

“Presentaremos medidas interinas tan rápido como sea posible como la primera etapa de nuestra revisión de licencias. Queremos asegurarnos de que nuestro sistema de licencias es fuerte y proporcionado, tomando en consideración las necesidades de la vida silvestre y de las personas”.

Mientras estas medidas interinas se presentan, lo que según NFU ocurrirá el próximo 29 de abril, las personas pueden solicitar a Natural England licencias individuales para matar a las llamadas aves plaga.

Natural England es el órgano de gobierno responsable de garantizar que el entorno natural de Inglaterra, incluida su tierra, flora y fauna, ambientes de agua dulce y marina, geología y suelos, estén protegidos y sean mejorados.

Más información theguardian.com / gov.uk

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net