Imprimir
Categoría: El Derecho y la Actualidad
Visto: 622
powered by social2s

Junto a Tiger Woods y Roonie Woods, Bobby Wayne Woods también es noticia esta semana que termina.

Bobby Wayne Woods falleció el 3 de diciembre en cumplimiento de una sentencia de ejecución por inyección letal en el estado de Texas, Estados Unidos.

No es el primero ni el único sentenciado a la pena capital, pero su caso trasciende puesto que ha desatado cierta controversia en el mundo del derecho penal en los Estados Unidos puesto que la defensa presentó a Woods como mentalmente discapacitado.

La Suprema Corte de Estados Unidos determinó en el año 2002 que las personas mentalmente impedidas o retrasadas no podían ser sentenciadas a la pena de muerte y señaló que ese retraso se debía comprobar mediante pruebas de Coeficiente Intelectual (CI) y que la persona mostrara habilidades correspondientes a menor edad. Pero dejó a criterio de cada Corte estatal la determinación de cuándo una persona es mentalmente retardada.

Las Cortes estatales han establecido diferentes criterios basados en el estudio del Coeficiente Intelectual, ya que hay estados en donde personas con CI de 68 no se consideran retrasados mentales, mientras que en California, por ejemplo, una persona con un CI de 84 fue declarada retrasada mental.

Bobby Wayne Woods, sentenciado por la violación y asesinato de una niña de 11 años, obtuvo en varias pruebas resultados no superiores a 70. Por tal motivo su ejecución se retrasó un año, pero en octubre pasado el Consejo de Texas de Perdón y Libertad bajo Palabra determinó que se debía proceder con la sentencia sin mayor dilación.

Su abogada intentó detener dicha ejecución presentando un recurso ante la Suprema Corte de los Estados Unidos, pero el máximo órgano judicial falló en contra tras escuchar a la fiscalía esgrimir razones como que el acusado había podido mantener empleos estables y que los resultados en las pruebas de CI fueron bajos a partir de que la defensa los empezó a realizar.

De esta manera está claro que ni siquiera las pruebas estandarizadas como las de Coeficiente Intelectual pueden arrojar datos certeros sobre la capacidad intelectual y motivacional de una persona para cometer un crimen como el que aceptó haber cometido Woods.

 

Fuente The New York Times

 

www.miabogadoenlinea.net

 

 

powered by social2s