Imprimir
Categoría: El Derecho y la Actualidad
Visto: 254
Mapa de Nueva Zelanda

 

Este miércoles se negó a la fiscalía general de Nueva Zelanda la apelación que presentaron en contra de la sentencia a un joven que en 2016, en una carrera de autos, provocó un accidente que llevó a la muerte a cuatro personas, todas menores de 30 años.

Se trata de Dylan Cossey, de 20 años, quien la noche del 24 de junio de 2016 corrió su automóvil Honda Integra en contra de un Nissan Skyline a más de 150 kilómetros por hora. La carrera terminó cuando el Nissan, conducido por Lance Robinson, perdió el control y se estrelló en contra del vehículo en que viajaban cuatro jóvenes de entre 19 y 28 años, quienes murieron a causa del accidente.

La fiscalía en este caso pidió que se fijara una sentencia inicial por homicidio imprudencial de 5 años de prisión, sin embargo, el abogado de Dylan Cossey, Philip Morgan, logró que la juez Anne Hinton del Tribunal Superior de Hamilton fijara en tres años y medio de prisión la sentencia máxima. Desde este punto de partida, en abril de 2018 la juez Hinton sentenció a Cossey a doce meses de detención domiciliaria, 400 horas de trabajo comunitario y se le canceló el derecho de conducir por un período de siete años.

Al dictar sentencia, la juez Hinton declaró que aún cuando las acciones de Cossey “fueron una causa de muerte sustantiva y operativa”, no fue la única causa tomando en consideración la actuación de Lance Robinson, el conductor del otro auto, quien al momento del accidente había ingerido alcohol tres veces por encima del máximo legal permitido y se encontraron rastros de cannabis y metanfetaminas en su cuerpo.

Para la juez Hinton, Dylan Cossey fue propenso a "tomar decisiones impulsiva, estúpida y precipitadamente”, pero concluyó que el ponerlo tras las rejas no era en su mejor interés.

La fiscalía de la Corona no estuvo de acuerdo con esta decisión y presentó una apelación en la que señalaron que Cossey debió haber sido sentenciado a cinco años de prisión.

“Considerando, sin embargo, que el señor Cossey ha cumplido casi con toda su sentencia de detención domiciliaria…el fiscal general opina que la sentencia que este tribunal debe ahora imponer es de tres años y medio de prisión”.

La apelación fue rechazada este miércoles por el juez Denis Clifford, quien, pese a su decisión, coincidió con la fiscalía de que la decisión de haber partido de una sentencia de tres años fue equivocada y que se debió partir de una sentencia de 5 años.

“También sabemos, en este contexto, del tiempo que ha pasado desde el delito del señor Cossey, unos dos años y tres cuartos”, se lee en la decisión. “Este factor, en nuestra perspectiva, cuenta en contra de una sentencia actual de prisión al señor Cossey”.

Con esta decisión, Dylan Cossey podrá terminar su sentencia de detención en su casa y regresar a la vida diaria sin haber pisado la cárcel, aunque el saber que sus actos contribuyeron a la muerte de cuatro personas será algo que lo acompañará toda su vida.

Más información stuff.co.nz

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net