0
0
0
s2smodern
Reja con candado

 

Se ha dado a conocer que en Nairobi, Kenia, el hospital más antiguo y grande del país ha dejado marchar a 258 pacientes que estaban retenidos por adeudos con el hospital, una situación que aunque el hospital niega, es una realidad frecuente a la que los kenianos de bajos recursos se enfrentan cuando no pueden pagar la atención médica que reciben.

Se trata del Hospital Nacional Kenyatta, que es el hospital escuela de la facultad de medicina de la Universidad de Nairobi. Según el presidente del consejo del hospital, James Kamau, se trata de un edificio con 2,000 camas que atiende anualmente a unos 70,000 pacientes hospitalizados y a unos 600,000 de consulta externa.

“Estoy feliz. Esto es obra de Dios. Yo solo quiero dejar este lugar e ir a casa”, declaró a los medios el señor Joram Githaka quien fue retenido en el hospital durante un mes. Joram Githaka llegó al hospital hace cuatro meses a la sala de urgencias con severas quemaduras en la cara.

Como Joram Githaka, muchos pacientes son retenidos, algunos por hasta dos años, como lo reveló Georges Morara de la Comisión de Derechos Humanos de Kenia en octubre de 2018.

Uno de los casos que el año pasado llamó la atención de los medios fue el de Robert Wanyonyi quien llegó víctima de un tiroteo, pero que fue retenido en el Hospital Nacional Kenyatta más de un año por no poder pagar su deuda de US$40,000.

En un estudio publicado el año pasado por la organización Chatham House, la retención de los pacientes que tienen deudas con el hospital llega incluso a realizarse en edificios cerrados custodiados con guardias armados.

“Las detenciones hospitalarias contravienen varias leyes internacionales y son una grave violación a los derechos humanos, especialmente porque muchos detenidos sufren abuso durante su forzada estancia en el hospital”, declararon en el estudio mencionado Robert Yates y Eloise Whitaker.

Al darse a conocer esta semana la liberación de 258 pacientes del Hospital Nacional Kenyatta, James Kamau dijo que no era cierto que los pacientes estuvieran retenidos contra su voluntad como lo publicaron los medios.

Por su parte, el doctor Mwangi de este hospital dijo que “cerca del 30 por ciento de los pacientes en accidentes y en la sala de urgencias no pueden pagar sus cuentas”, de esta forma, dijo que al hospital se le adeudan varios miles de millones de chelines kenianos desde 2003.

Lamentablemente la detención de pacientes que no pueden hacer frente a sus cuentas hospitalarias no se limita a Kenia. Los investigadores de Chatham House encontraron que Nigeria, la República democrática del Congo, Ghana, Camerún, Zimbabwe y Uganda emplean métodos similares respecto de pacientes que no están asegurados.

En este tipo de situaciones se ven involucradas incluso mujeres que al parir a sus hijos no tienen con qué pagar y que han sido retenidas hasta seis semanas o niños con cáncer a los que no se les permite ir a casa tras recibir tratamiento.

Más información allafrica.com / africatimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

0
0
0
s2smodern