Agua hirviendo

 

Un juez de un tribunal provincial de Columbia Británica, Canadá, tuvo que resolver respecto de un pleito entre compañeros de departamento o roomies, concluyendo que el que vertió agua hirviendo en la cabeza del otro actuó en defensa propia.

El caso que produjo graves quemaduras en uno de ellos se remonta al 13 de marzo de 2018 cuando dos hombres, Anbo Wang y Yang, discutieron por tres huevos hervidos.

Según relató Yang, esa mañana puso a hervir tres huevos y se fue a su habitación. Minutos después Wang golpeó furiosamente en su puerta diciendo que se estaba quemando la olla porque se había evaporado el agua. Yang regresó a la cocina y puso otra olla con agua a hervir para poner más huevos. Diez minutos después, Wang regresó lo increpó, lo insultó, lo golpeó, lo empujó, le vertió el agua caliente sobre la cabeza y, para rematar, lo golpeó con la olla en la cabeza.

Wang declaró otra historia y dijo que fue atacado por su compañero cuando se encontraron en la cocina donde intercambiaron insultos. Aceptó haber derramado el agua caliente sobre la cabeza de Yang, pero porque él lo arrinconó contra la estufa mientras lo golpeaba. Dijo que actuó como lo hizo porque Yang es más joven y más fuerte y no quería que lo volviera a golpear.

Tras la pelea, con serias quemaduras en la cabeza y el pecho, Yang salió de la casa y pidió ayuda a la policía quien detuvo inmediatamente a Wang y lo imputaron por agresión agravada y asalto con un arma, siendo el arma el agua hirviendo.

Pese a que la fiscalía pidió al juez Harris de un tribunal en Vancouver que condenara a Wang, el juez concluyó que el imputado había actuado en defensa propia.

“Acepto que el señor Yang se puso hostil y agresivo. También acepto que el señor Wang se sintió arrinconado y que agarró el agua cuando creyó que el señor Yang estaba a punto de golpearlo. Acepto que la intención del señor Wang fue de protegerse. Por tanto, encuentro que el señor Wang no es culpable”, escribió el juez quien previamente señaló que en testimonio de Yang había inconsistencias.

Un pleito que dejó lesiones y llegó a tribunales por tres huevos hervidos. Buen favor les hubiera hecho a ambos (y al sistema judicial de la ciudad) un poco de autocontrol.

Más información vancouversun.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net