Imprimir
Categoría: El Derecho y la Actualidad
Visto: 1077
powered by social2s

Gracias a una nueva ley que entrará en vigor el próximo mes de enero en la Gran Bretaña, un libro litúrgico que data del siglo 12, llamado el Misal de Benevento, regresará a la Catedral de Nápoles de donde fue sustraído tras el bombardeo a la ciudad en septiembre de 1943 durante la Segunda Guerra Mundial.

La Ley para la devolución de Objetos Culturales, conocida popularmente como Ley del Holocausto, fue cabildeada por desde hace cuatro años cuando la comisión especial instituida por el gobierno británico para revisar las solicitudes de devolución de bienes culturales reclamados como robados, recomendó la devolución del Misal a los italianos.

Se trata de una ley que, sin embargo, no aplica a todos los objetos culturales, sino específicamente a aquellos que fueron robados durante la época Nazi, entre los años de 1933 y 1945.

Este Misal llegó a la Gran Bretaña tras haber sido adquirido por un oficial de inteligencia británico y posteriormente pasó a formar parte de la colección del Museo de la Biblioteca Británica, conocida hoy como la Biblioteca Británica, de donde se espera que salga el valioso libro en unos cuantos meses rumbo a Italia.

Se espera que bajo esta ley se reclamen otros tesoros culturales robados durante los saqueos de la Segunda Guerra Mundial. Por ello no solo la Biblioteca Británica sino también los Museos Tate y Británico, tienen prohibido disponer legalmente de ciertos bienes que forman parte de su colección.

El asunto de los objetos culturales robados es un serio problema que ha sido abordado de diferente forma por varios países europeos, aunque no todos han expedido leyes que tiendan a regresar estos objetos.

Respecto de esta situación, un junio pasado se celebró en Praga, República Checa, una conferencia en donde grupos judíos de 49 países analizaron los avances en la devolución de objetos robados durante la Segunda Guerra Mundial, cuando se estima que los nazis sustrajeron unas 650,000 piezas de arte y de artículos religiosos de los ciudadanos judíos.

Muchas piezas han sido regresadas a sus dueños originales, pero existen otras que permanecen en colecciones privadas o de museos nacionales. Una reciente devolución de arte sucedió en abril pasado cuando el gobierno de California, Estados Unidos, regresó tres pinturas del Renacimiento a los herederos de sus dueños originales, Jakob y Rosa Oppenheimer, quienes murieron durante el Holocausto.

Estas pinturas fueron adquiridas tras la Segunda Guerra por el magnate William Randolph Hearst y estuvieron en exhibición en el Castillo Hearst durante 30 años. Cuando el abogado de los Oppenheimer ubicó las pinturas del siglo XVI, hizo la solicitud oficial de devolución de las mismas a sus dueños y tras las negociaciones, la devolución concluyó exitosamente.

Con esta nueva ley británica es probable que el próximo año se empiece la devolución de valiosos y numerosos objetos de arte, que no pertenecían exclusivamente a los judíos, como el caso del Misal de Benevento.

Fuente Times on Line

 

www.miabogadoenlinea.net

 

powered by social2s