National Gallery, Londres

 

Un tribunal laboral de Londres, Reino Unido, concluyó que 27 personas que han trabajado como educadores en el museo National Gallery son empleados y merecen, como tal el reconocimiento de sus derechos laborales.

El caso fue presentado por un grupo conocido como NG27 conformado por educadores, artistas, historiadores y académicos que reclaman que en octubre de 2017 fueron despedidos injustamente por el museo británico ubicado en la plaza Trafalgar Square en Londres.

Se trata de un caso laboral muy importante porque es el primero en el sector público que reconoce plenos derechos laborales de las personas, frente al surgimiento de la llamada economía gig con contratos de cero horas y sin reconocimiento de derechos laborales como antigüedad o vacaciones, que suelen regular las relaciones laborales en empresas como Uber, Deliveroo o restaurantes de comida rápida como McDonald’s.

La Galería Nacional es una entidad sin ánimos de lucro calificada por las leyes británicas como non-departmental public body (NDPB), lo que significa que no forma parte integral de ningún departamento de gobierno, sino directamente del ministro encargado, en este caso el de Cultura, Medios y Deportes. El acceso al museo es gratuito y se considera que las colecciones que contiene son propiedad del pueblo británico.

El juez del tribunal laboral concluyó que “los quejosos trabajaron ‘para’ la galería como miembros de su equipo de educadores’ según se cita parte de la resolución en el comunicado emitido por el NG27 respecto de su victoria judicial.

El fallo no ha sido del agrado de la National Gallery pues consideran que sus contratos no forman parte de la economía gig y que en todo momento actuaron tanto legal como equitativamente. En un comunicado explican que ninguno de los 27 quejosos fue despedido y que la mayoría sigue prestando sus servicios en el museo.

“La mayoría de las personas siguen involucradas nos siguen prestando estos servicios sobre las mismas bases que antes, mientras que otros involucrados en esta queja ya han aceptado o el empleo o un nuevo contrato con nosotros”. Conforme con la National Gallery, desde octubre de 2017 se vivió un período de transición en el esquema laboral y todos los empleados fueron consultados al respecto.

“Hemos tomado una elección voluntaria de movernos hacia un modelo que ofrezca a las personas seguridad en el empleo, con beneficios adicionales de trabajador y de pensión”, explica el museo en el mencionado comunicado, haciendo hincapié en que este caso no debe entrar en el debate nacional sobre la economía gig.

Es interesante notar que esta resolución va de la mano con otras que se han emitido en el Reino Unido reconociendo los derechos laborales de los trabajadores, como sucedió en el caso de Uber o de los mensajeros de la empresa Hermes.

Más información theartnewspaper.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net