0
0
0
s2smodern
Poster promocional de Bones

 

Después de poco más de tres años, un árbitro ha determinado que David Boreanaz, Emily Deschanel y otros codemandantes, deben recibir de Fox una indemnización por 179 millones de dólares por regalías no pagadas de la serie Bones.

La decisión, tomada a principios de este mes que recientemente se hizo pública, concluye que los ejecutivos de Fox mintieron, engañaron y cometieron fraude a expensas de Boreanaz, Deschanel, el productor ejecutivo Barry Josephson y la autora de las novelas que inspiraron la serie, Kathy Reichs.

En la decisión del árbitro Peter Lichtman, un prestigiado ex juez de la Corte Superior de Los Ángeles que sirvió durante 35 años, se describe cómo algunos de los principales ejecutivos de Fox, incluido el presidente de 21st Century Fox, el presidente y la directora ejecutiva de Fox TV, mintieron al rendir testimonio , “en un intento de ocultar sus actos ilícitos ”. En el fallo se destaca que Fox asumió el caso con una “actitud arrogante”, y muestra una cultura en toda la compañía de “aversión por la verdad”.

La demanda inició en 2015 con alegatos de que Fox estaba haciendo malabares para escatimarles su participación en las ganancias generadas por la serie, incluyendo otorgar licencias a sus subsidiarias a valores por debajo del valor real de mercado de la serie, para no generar ganancias a repartir.

Esto se debe a que el estudio es responsable de vender el programa en el mercado abierto, y después de recolectar este dinero y deducir el costo de producción, el estudio reparte a los que tienen derecho una parte de las ganancias. Si los gastos superan los ingresos, el programa genera un déficit. Pero eso no significa necesariamente que el programa no esté generando buen dinero. Es posible que el estudio no esté cobrando lo suficiente por los derechos para exhibir el programa, ya sea que se transmita en línea o se emita por televisión en Estados Unidos o en otros países del mundo, especialmente si se trata de compañías del mismo grupo empresarial, entre otras maniobras que llevan a que la serie prácticamente no genere beneficios. Esto es lo que se conoce como la “contabilidad al estilo hollywood”.

En el arbitraje, Fox intentó justificar los bajos costos al otorgar licencias a filiales de Fox Broadcasting, Hulu y Fox Televisión, al afirmar que se trataba de un “programa mediano” cuando consta en el expediente del arbitraje que el propio James Murdock, CEO de 21st Century Fox, alguna vez declaró que la serie era "quizás el programa más rentable en la historia de Fox".

Además, mediante engaños Fox hizo que Josephson y Reichs firmaran acuerdos que les impedían controvertir los aranceles de licencia para la quinta y sexta temporadas, con la advertencia que si no firmaban todos ese acuerdo la serie sería cancelada. Inclusive los acuerdos contaban con espacios para que los actores firmaran. Sin embargo, Fox ya se había comprometido contractualmente a mantener el programa en el aire y sabía que Boreanaz y Deschanel nunca firmarían ese documento. El árbitro anuló esos acuerdos.

El árbitro destaca como parte de la red de engaños y maquinaciones de Fox, que el acuerdo de licencia firmado con Hulu, a una tasa muy inferior al valor real de la serie, fue firmado por la misma persona en representación de Fox Entertainment Group y Hulu.

De ratificarse el fallo arbitral, será una advertencia inequívoca para toda la industria y pondría en la mesa la revisión de las operaciones que realizan todos los estudios para evadir su obligación de compartir los beneficios de las series con sus protagonistas o productores.

Según los expertos revocar una decisión de arbitraje es una tarea difícil, algo que solo se ha logrado en raras ocasiones. Por lo general, se requiere que haya existido un proceso defectuoso, una omisión en la aplicación de las disposiciones legales, un arbitraje que exceda sus alcances o un sesgo evidente o mala conducta por parte del árbitro, pero el caso se ve complicado por las credenciales del árbitro Lichtman.

Tal vez por esto es que, aunque Fox hizo declaraciones como que “el fallo de este árbitro privado es categóricamente incorrecto en cuanto al fondo y excedió sus poderes de arbitraje", ó "Fox no permitirá que esta flagrante injusticia, plagada de errores y ataques de carácter gratuito, permanezca y desafiará vigorosamente el fallo en un tribunal de justicia", en realidad sólo están impugnado los 128.8 millones de dólares en daños punitivos, sin mostrar alguna intención de impugnar los 50.2 millones en la indemnización por daños y perjuicios.

Más información hollywoodreporter.com/blogs/thr-esq

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

0
0
0
s2smodern