Península arábiga

 

Después de casi seis años después de haber sido despedido, un hombre de 79 años ha logrado que su caso por discriminación racial cometido en la embajada de Qatar en Londres cuando fue empleado sea escuchado en tribunales británicos conforme con leyes europeas.

Se trata de Mohamoud Ahmed, un hombre nacido en Somalia con nacionalidad británica, que trabajó como portero en la embajada de Qatar durante más de 20 años hasta que fue despedido en agosto de 2013 a los 73 años.

Mohamoud Ahmed argumenta que mientras trabajó en la embajada qatarí, Abdullah Ali Al Ansari, quien laboró en la misión diplomática como médico, lo sometió a trato discriminatorio, abusando de él verbal y físicamente en más de una ocasión. Cuando quiso poner fin al abuso, fue despedido.

En 2014, este hombre presentó su caso ante los tribunales laborales británicos por despido injustificado y discriminación racial, pero la embajada se opuso a cualquier acción legal con fundamento en la Ley de Inmunidad del Estado, escudándose en la inmunidad diplomática.

Tras años de intentar la demanda, en octubre de 2017 la Suprema Corte del Reino Unido concluyó que la contratación de personal doméstico por diplomáticos no está cubierta por la inmunidad diplomática por lo que pueden enfrentar proceso por temas laborales una vez que el funcionario cese funciones.

El caso fue presentado ante tribunales británicos por Cherrylin Reyes y Titin Rohaetin Suryadi, quienes trabajaron en 2011 en el servicio doméstico de la casa de Jarallah al-Malki, quien fue embajador del Reino de Arabia Saudita en el Reino Unido entre 2010 y 2014.

Se trata de un fallo que ha permitido que los trabajadores domésticos extranjeros contratados por misiones diplomáticos puedan demandar a las embajadas.

En el caso de Mohamoud Ahmed la demanda por despido injustificado no es posible, pero sí una demanda por discriminación racial que el Tribunal Laboral Central de Londres escuchará del 7 al 15 de marzo próximos.

“Antes, la Ley de Inmunidad del Estado evitaba que una embajada fuera demandada, pero como resultado de la decisión de la Suprema Corte hace dos años, ahora se puede demandar a una embajada”, declaró a The National la abogada que representa a Mohamoud Ahmed, Rachel Lester.

“La embajada se ha podido ocultar detrás de un escudo de inmunidad soberana por muchos años. Este va a ser uno de los primeros casos por discriminación en contra de una embajada en el Reino Unido que escuchen los tribunales”, dijo la abogada.

“Esperamos que esto traiga luz sobre el abuso a los derechos laborales y derechos humanos por parte de la embajada de Qatar a los que mi cliente tiene derecho”, mencionó la abogada Lester.

Sobre su representado dijo que “ha esperado un largo tiempo” y que “él fue sometido por muchos años a este tipo de trato y busca la oportunidad real de destacar el abuso en las embajadas y tratar de evitar que vuelva a suceder”.

Para financiar el caso, Mohamoud Ahmed y su familia abrieron una petición de microfinanciación en la que buscan recaudar 25,000 libras esterlinas. En esta campaña, escrita por un hijo de Ahmed, se señala que el funcionario qatarí se refería al somalí como “burro” y “esclavo negro”. Hasta el momento llevan recaudado poco menos de 2,000 libras esterlinas, pero al haber sido publicada la historia en un diario de Emiratos Árabes Unidos, país que está enfrentado a Qatar, es muy probable que reciba el financiamiento necesario no de ciudadanos británicos sino de emiratís.

Más información thenational.ae

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net