0
0
0
s2smodern
Delfín nariz de botella

 

En la Corte de Distrito de Wakayama, Japón, dos organizaciones que velan por el bienestar de los delfines presentaron una acción legal en contra del gobernador de la prefectura por las autorizaciones a los pescadores de Taiji para cazar delfines por ser violatorias las leyes japonesas que protegen a los mamíferos.

La demanda fue presentada por la organización británica Action for Dolphins y la japonesa Life Investigation Agency en contra del gobernador de Wakayama, Yoshinobu Nisaka, acusándolo de haber abusado de sus poderes al otorgar permisos a los pescadores para violar las leyes japonesas de bienestar animal y no sancionarlos cuando exceden las cuotas autorizadas.

“Erróneamente los delfines son vistos como ‘peces’ en Japón y por tanto las leyes nacionales que protegen a los mamíferos de actos de crueldad no se les aplican”, declaró Sarah Lucas, directora ejecutiva de Action for Dolphins.

De esta forma, en la demanda se establece que los delfines son biológicamente mamíferos y la crueldad infringida en ellos en Taiji es ilegal conforme con las propias leyes japonesas.

Taiji es el único lugar de Japón en donde la cacería de delfines y cetáceos a gran escala sigue siendo permitida. La temporada de caza de delfines inicia el primero de septiembre y termina el último día de febrero, con una cuota que varía de año en año, pero que, junto con la cacería de cetáceos, es de más de 2,000 animales.

Respecto de las cuotas, en la demanda se expone que deben incluir no sólo a los delfines que deliberadamente se matan o venden a acuarios, sino también aquellos que son atrapados y liberados, a veces varios días después, y que mueren por causas colaterales como lesiones.

“[La demanda] no es para difamar moralmente a Japón, sino sobre el cumplimiento de sus propias leyes”, declaró a los medios una vocera de Action for Dolphins, Angie Plummer.

La forma en que matan a los delfines también es cuestionada en la demanda por ser un método cruel: “Una varilla de metal se apuñala repetidamente en la parte posterior del cuello del delfín y se inserta un tapón de madera en la herida abierta para evitar la pérdida de sangre. Esto significa que los delfines mueren de forma lenta y dolorosa, demorando varios minutos en sangrar o ahogarse en su propia sangre ", explicó Sarah Lucas.

La prefectura de Wakayama no ha emitido comentarios sobre la demanda y si bien Yoshifumi Kai, funcionario de la cooperativa de pescadores de Taiji declaró que no ha leído la demanda rechazó que se excedan en las cuotas autorizadas y que los delfines sean cazados como se describió.

Action for Dolphins ha estado luchando en contra de la cacería de delfines en Taiji. En 2015, mediante otra demanda, logró que la asociación mundial de zoológicos y acuarios regulara la compra de delfines y amenazara con expulsión de la organización a 62 acuarios japoneses si seguían comprando delfines cazados por pescadores de Taiji. Sólo el acuario de esta ciudad rechazó cumplir la disposición por lo que fue expulsada de la organización.

Pese a los esfuerzos, no parece que la cacería en Taiji tenga un final próximo porque los pescadores no quieren cambiar de opinión sobre su actividad. Así que si la demanda prospera y se logra demostrar que esta cacería viola las leyes japonesas de bienestar animal se lograría terminar con la expedición de los permisos. Este resultado, sin embargo, se antoja complicado por la tradición pesquera japonesa.

Más información theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

0
0
0
s2smodern