Tierra con hojas secas

 

El Senado del estado de Washington, Estados Unidos, está analizando una iniciativa de ley que permitiría que la opción de la “composta humana” como forma de disponer del cuerpo tras el fallecimiento.

Si bien se permite lo que se conoce como el entierro natural, esta opción plantea no sólo la descomposición del cadáver de forma natural, sino su utilización como composta, de manera semejante a como se hace en algunos sitios con el ganado. Además, los entierros naturales pueden llevar meses o más para la descomposición del cadáver, dependiendo del clima y de la tierra.

Este método de disposición del cuerpo humano se ha denominado Recomposición y se trata de cubrir el cuerpo con astillas de madera y otros materiales que se compostan que permitan que microbios y bacterias hagan su labor para ayudar a la descomposición del cuerpo lo que ocurre en unas cuantas semanas. Los restos se calientan después a 55 C para matar lo que pueda resultar contagioso y queda listo para ser mezclado con la tierra para generar más vida. Los familiares pueden quedarse, de así solicitarlo, con una parte de la composta.

Este método, promocionan sus impulsores, usa un octavo de la energía usada en la cremación y evita emisiones por un estimado de una tonelada métrica de CO2 por persona que se emite al usarse métodos convencionales.

El método ya ha sido probado en un programa piloto efectuado por la Universidad del Estado de Washington con cinco donantes y la metodología cumple con toda la normativa de seguridad del Departamento de Ecología.

La iniciativa que está en el Senado de Washington, identificada como SB 5001, también propone la aceptación de otro método ecológico de disposición de cuerpos humanos conocido como bio-cremación o liquidificación, un término que se usa para designar en español a la técnica conocida en inglés como resomation.

Según esta técnica, el cuerpo se introduce en una cámara presurizada que contiene una mezcla de agua y lejía que se calienta a más de 160 grados. Debido a la presión, el cuerpo no se cocina, sino que se descompone hasta sus componentes químicos en un lapso de unas tres horas.

Se trata de un proceso que fue patentado en los Estados Unidos en 1888 y que es legal en más de 17 estados de ese país, como Florida, y en algunas provincias de Canadá, como Quebec y Ontario, y en el Reino Unido.

La iniciativa para la Recomposición será discutida por el pleno del Senado estatal en los próximos días y, de ser aprobada, tendrá que pasar por la aprobación de la Cámara de Representantes. Lo interesante es que la iniciativa ha llegado hasta esta instancia ya que una iniciativa similar fue rechazada el año pasado. Quizá ahora tenga el apoyo que necesita para convertirse en ley y que los cementerios del futuro sean jardines llenos de vida.

Más información bbc.com / spokesman.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net