Manos en puño

 

El abogado de derechos humanos Wang Quanzhang fue sentenciado por un tribunal de Tianjin, China, a cuatro años y medio de prisión por el delito de subversión. El abogado Wang ha estado detenido desde mediados de 2015 cuando inició una campaña del gobierno chino para desarticular la red de defensores de derechos humanos.

El abogado Wang pertenecía a esta red de abogados que desde 2009 se empezó a crear en China para defender los intereses de los ciudadanos a quienes se violaban sus derechos humanos, como el artista disidente Ai Weiwei. Se trata de la campaña conocida como 709 por la detención de ese número de abogados y activistas de derechos humanos como el abogado Pu Zhiqiang y Guo Yushan, un prominente activista detenido en 2014 por haber hablado a favor de las manifestaciones pro democráticas en Hong Kong.

Estas detenciones han sido fuertemente denunciadas por la comunidad internacional. Así, en su momento y respecto de la sentencia del abogado Pu, Patrick Poon, de Amnistía Internacional en China, dijo: “Solo podemos ver un futuro muy sombrío para los abogados que en China trabajan en casos de derechos humanos. Esto (subraya) la actitud del régimen actual hacia los activistas de derechos humanos… Sugiere que el régimen de Xi Jinping (ha decidido mostrar) una mano muy dura hacia los abogados”.

Sobre la sentencia del abogado Wang, Li Wenzu, su esposa, emitió un comunicado en el que manifestó la inocencia de su esposo y criticó a las autoridades chinas.

“El arresto, tortura, persecución y sentencia de Wang Quanzhang y de los 709 abogados y ciudadanos fueron en violación de la ley china”, declaró Li Wenzu.

El proceso del abogado Wang inició el 26 de diciembre pasado a puertas cerradas. Terminó sin un veredicto porque, según se supo, Wang despidió al abogado de su defensa, nombrado por el gobierno, desde el inicio del proceso. La sentencia se dio a conocer en el sitio web del tribunal, pero se desconoce cómo se llegó a ella o el proceso que se siguió.

Desde su detención Wang Quanzhang ha estado incomunicado, sin acceso a familiares ni abogados.

Por haber estado detenido desde 2015, en un año podría salir en libertad.

“Lo que estamos viendo ahora, sin pretensiones, es cómo Xi Jinping ha armado la ley ", declaró sobre esta sentencia Michael Caster, un investigador en Asia especializado en derechos humanos y leyes de China. "Detenciones arbitrarias y secretas, generalizada en la represión de los 709 han sido institucionalizadas en las leyes y regulaciones nacionales y la profesión legal se ha ido reduciendo a través de la revocación arbitraria de las licencias de los abogados y la amenaza de desapariciones”.

Más información stuff.co.nz

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net