Carretera en línea recta

 

Revisando el caso de un hombre condenado en España por no haber incumplido la orden de alejamiento impuesta respecto de su víctima, el Tribunal Supremo de ese país ha fijado como criterio que cuando el juez no fije cómo debe medirse la orden de alejamiento, se medirá en línea recta.

El Plano de la Sala Penal del Tribunal Superior español fijó este criterio al absolver a un hombre que tenía impuesta una orden de alejamiento de su víctima de 200 metros. Fue condenado en instancias inferiores por haber violado la orden al haber estado a 112.96m del departamento de la víctima, pero el Tribunal Supremo concluyó que el sujeto no pudo haber inferido que estaba violando la orden de alejamiento debido a los términos de la sentencia.

Al dictar su resolución, el Tribunal Supremo reconoce que cada caso tiene sus circunstancias particulares por lo que cada juez debe “determinar las condiciones en las que la [orden de alejamiento] deberá cumplirse, de modo que se obtenga la seguridad de la víctima, sin desconocer las exigencias de proporcionalidad de la reacción penal frente a unos determinados hechos”.

Sin embargo, si el juez no fijó esos criterios, se debe entender que la orden de alejamiento se mide en línea recta.

El Tribunal explica las razones de este criterio, señalando que es más seguro para la víctima, para la persona a quien se impone la orden y que tiene una connotación de practicidad.

Así, es segura para la víctima “que puede establecer con facilidad los lugares a los que puede acudir sin aquel riesgo sin necesidad de calcular la distancia a la que se encuentran los distintos puntos de diversos recorridos posibles”.

Para quien se impone la orden, el medir en línea recta también presenta mayor seguridad porque “podrá establecer con la misma facilidad, sobre plano, los lugares a los que no podrá dirigirse al quedar afectados por la prohibición". Así, se señala, podrán explicar al juez detalles o situaciones que puedan hacer desproporcionada la prohibición a fin de que se hagan algunas precisiones.

Asimismo, en la resolución se expone que también hay que tomar en cuenta que para controlar el cumplimiento de la medida se utilizan aparatos telemáticos que miden en línea recta la distancia entre dos puntos. “Aunque se trata de un aspecto más bien práctico, no es irrelevante en cuanto a la garantía de obtener la seguridad que se pretende con la prohibición. En este sentido, resulta más seguro acudir al criterio de la medición en línea recta”, concluye la Sala Penal.

Con esta decisión se unifican los criterios dispares que habían sido dictados por distintas audiencias provinciales en las que unas consideraban la medición en línea recta, mientras que otras señalaban que se debía tomar en cuenta el trayecto o los recorridos posibles que puede realizar una persona caminando o transitando por la vía pública.

Más información cincodias.elpais.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net