Monumento a víctimas de bomba atómica en Hiroshima

 

La Corte de Distrito de Nagasaki, Japón, reconoció este martes a tres nacionales coreanos como hibakusha, que significa personas afectadas por una explosión y que se aplica a los sobrevivientes de las bombas atómicas que el gobierno de los Estados Unidos detonó en 1945 en Hiroshima y en Nagasaki.

Los tres coreanos, de entre 92 y 96 años, trabajaban en 1945 en un barco de la empresa japonesa Mitsubishi Heavy Industries Ltd, la que ha sido condenada por la Suprema Corte de Corea del Sur a compensar a los coreanos que fueron forzados a trabajar, como los hombres que ganaron esta semana su demanda en Japón.

La demanda presentada por los coreanos que quedaron afectados por la radiación recurrió la negativa del gobierno de Nagasaki de registrarlos como sobrevivientes de la bomba atómica y concederles, por tanto, atención médica. Actualmente los tres sobrevivientes residen en Corea. Se trata de Lee Gwan-mo, de 96 años, Kim Seong-Su, de 93, y Bae Han-Seop, de 92 años.

Conforme con la ley aprobada por el parlamento japonés en 1957, se estableció la obligación del gobierno de Japón de proporcionar beneficios a los hibakusha, entendiendo que son las personas que habían estado en un radio de 2km de la zona donde explotaron las bombas en un periodo de dos semanas, o que habían sido afectadas por la radicación o que aún no habían nacido, pero estaban en el vientre de sus madres. Estas víctimas tienen derecho a un subsidio mensual y a atención médica.

Para ser reconocido como hibakusha se deben presentar testimonios de por lo menos dos personas que no sean familiares, de que al momento de la detonación de las bombas la persona se encontraba dentro del radio mencionado por la ley. Así, al 31 de marzo de 2015, el gobierno de Japón había reconocido a 183,519 hibakusha, la mayoría de ellos viviendo en Japón. Esta cifra se ha incrementado muy poco a poco ya que muchos sobrevivientes han demandado para obtener el reconocimiento y los beneficios médicos. Aún así, no todos son reconocidos como víctimas.

El juez presidente de la corte de Nagasaki que revisó esta demanda, Mika Takeda, concluyó que los testimonios presentados por los coreanos no presentaban inconsistencias de cómo llegaron a Japón o cómo fueron afectados por la radiación, coincidiendo sus testimonios con los prestados por los que fueron obligados a trabajar en los barcos de Mitsubishi Heavy Industries Ltd durante la Segunda Guerra Mundial.

El veredicto no fue bien recibido por el alcalde de Nagasaki, Tomihisa Taue, quien declaró que están analizando cómo responder a la sentencia por lo que se desconoce hasta el momento si presentarán apelación.

Por su parte, la abogada Mika Nakashiki, representante legal de los tres hombres dijo: “[El juez] entendió las dificultades de ofrecer evidencia para sustentar sus dichos y dijo que sus testimonios son creíbles”. Para la abogada, esta sentencia “ayudará a otras personas que pretenden ser certificadas como hibakusha”.

Más información japantimes.co.jp

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net