Perfiles de dos jóvenes

Un tribunal de la ciudad de Rotterdam, Países Bajos, encontró culpable de acoso sexual callejero a mujeres, a un hombre de 36 años y lo condenó al pago de una multa de 200 euros, en la primera sentencia de este tipo emitida en Países Bajos.

La ley que sanciona el acoso sexual a mujeres en las calles ya sea mediante silbidos, intimidación o siguiéndolas, está vigente desde principios de este 2018. Sin embargo, este es el primer caso que llega a ser sentenciado.

Lo interesante de este caso es que ninguna de las dos mujeres víctimas del acoso presentó denuncia ni evidencia, sino que la acusación fue sostenida por el testimonio de guardias que presenciaron los hechos.

Los guardias testificaron que el sujeto se aproximó a las dos mujeres y les dijo: “Guapas mujeres, ¿a dónde van?”. Se trata de una frase que por si misma no es sancionada, reconoció el juez. Sin embargo, tras esta frase, el sujeto hizo ademanes con las manos, gestos de besos y se sentó muy cerca de una de las mujeres intimidándola, lo que sí está tipificado.

“En pocas palabras, el hombre es culpable de una conducta muy irritante”, concluyó el tribunal. “No es la primera vez que ha sido imputado y ha estado ante un tribunal en ocasiones anteriores por agresión física, robo en tiendas y la posesión de drogas”.

En su defensa el hombre dijo desear una novia y que esta era su forma de conocer mujeres. “Lo dije como un cumplido; no sabía que estaba cometiendo un delito”, declaró.

La multa impuesta de 200 euros sólo tendrá que ser pagada si en los siguientes dos años el sujeto reincide en un comportamiento semejante.

Esta sentencia coincide con la reforma a la ley presentada en Rotterdam que amplía el acoso callejero a personas de la comunidad LGBT, como parte de un proyecto que busca hacer la ciudad más segura y que se ha titulado “Relájate, estás en Rotterdam”.

Según datos del concejo de la ciudad, el 97 por ciento de las mujeres entre 18 y 45 años han sufrido alguna clase de acoso en las calles, aunque el 87 por ciento de ellas no ha hecho nada al respecto.

Ámsterdam también tiene vigente un reglamento que sanciona el acoso a mujeres en las calles, pero hasta el momento nadie ha sido procesado.

El acoso callejero tomó especial atención este año después de que cámaras de seguridad captaran en agosto a un hombre acosando en París, Francia, a una mujer a la que después abofeteó. La víctima, Marie Laguerre, presentó denuncia y el sujeto, identificado como Firaz M, fue sentenciado en octubre a seis meses de prisión suspendida, al pago de una multa de 2,000 euros y se le ordenó no contactar por ningún medio a Marie.

Más información DutchNews.nl

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net