Imprimir
Categoría: El Derecho y la Actualidad
Visto: 160
Mazo judicial

La Corte Federal de Justicia de Alemania, máxima instancia en materia civil y penal, ordenó el jueves de esta semana la reposición del proceso a Ignace Murwanashyaka, jefe de las Fuerzas Democráticas de Liberación de Ruanda (FDLR por sus siglas en inglés), tras haber encontrado errores durante el proceso.

Ignace Murwanashyaka y su lugarteniente, Straton Musoni, fueron procesados en Stuttgart, Alemania, en juicios iniciados en mayo de 2011Inicialmente enfrentaron 26 cargos por crímenes contra la humanidad y 39 por crímenes de guerra al haber ordenado a su milicia cometer asesinatos y violaciones masivas entre enero de 2008 y noviembre de 2009 en Ruanda. Sin embargo, por diversas razones como no someter a más presión psicológica a víctimas de violación, por ejemplo, los cargos se redujeron a homicidios específicos.

Las Fuerzas Democráticas de Liberación de Ruanda es una milicia creada por rebeldes hutu en 1994 después del genocidio en Ruanda y que opera en la parte este de la República Democrática del Congo, en frontera con Ruanda, y que supuestamente se mantiene de la venta de oro y otros minerales extraídos en la región, así como de extorsionar a los pobladores. Su objetivo último es expulsar al gobierno tutsi que se estableció en Ruanda después del genocidio de 1994. La organización fue operada desde Alemania y Francia.

Ignace Murwanashyaka y Straton Musoni fueron detenidos en Alemania en noviembre de 2009, país en el que han vivido durante más de 20 años.

Respecto del proceso en contra de Musoni, la Corte Federal de Justicia concluyó este 20 de diciembre de 2018 que su proceso no presentó problemas por lo que el veredicto se sostiene. Musoni fue condenado a 8 años de prisión en septiembre de 2015. Como estuvo detenido dos años antes del juicio, al cumplir seis años en prisión fue puesto en libertad por buen comportamiento.

El proceso en contra de Ignace Murwanashyaka, por su parte, debe reponerse ya que la Corte Federal encontró varios errores que juegan a favor y en contra del acusado. Así, se encontró que no se probó suficientemente la premeditación en el apoyo de este hombre a por lo menos uno de los cinco ataques por lo que fue procesado. Además, no estuvieron de acuerdo en que se hubieran desechado cargos en su contra por crímenes de guerra y contra la humanidad.

La sentencia por pertenecer a una organización terrorista se sostiene por no tener “error legal per se”, concluyeron los magistrados de la Corte Federal.

En septiembre de 2015, el Tribunal Regional de Stuttgart lo condenó a 13 años de prisión y sigue cumpliendo la sentencia.

Con esta sentencia de apelación, el proceso regresa al Tribunal Regional de Stutggart.

Más información thelocal.de /trialinternational.org

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net