Niño con foto difuminada de dos adultos rota

A partir del próximo 1º de abril, las parejas que deseen divorciarse en Dinamarca deberán asistir antes a un curso sobre divorcio que pretende ayudarlos y a sus hijos a superar mejor las consecuencias que una separación implican.

Más que un curso, es una plática de 30 minutos titulada Samarbejde Efter Skilsmisse, Cooperación después del divorcio, y que está planteada para forzar a los padres a pensar el divorcio desde la perspectiva de sus hijos, enseñándoles la mejor manera de comunicarse con quienes serán sus excónyuges.

Esta plática, que es obligatoria para obtener el divorcio, forma parte de las reformas aprobadas unánimemente por los miembros del Parlamento en marzo de este año sobre el acuerdo de divorcio.

Según este acuerdo de divorcio, los cónyuges no podrán divorciarse inmediatamente, sino que tendrán que dejar pasar un plazo de tres meses, considerado como un periodo de “reflexión”, durante el cual tendrán que asistir al curso.

Estudios conducidos por investigadores de la Universidad de Copenhague concluyen que 12 de 14 personas que toman el curso de divorcio sufren menos síntomas de pánico y depresión lo que significa menos días de ausencia laboral.

Para los hijos los beneficios son también importantes porque se enseña a sus padres a mantener abiertos canales de comunicación entre ellos.

“Es importante que hagamos todo lo que podemos para que los niños atraviesen la ruptura de sus padres lo mejor posible”, dijo sobre la reforma la ministra de la infancia Mai Mercado.

Dinamarca es un país de poco más de 5 millones de habitantes con un alto nivel de vida, lo que hace posible que se apliquen muchas políticas de bienestar social, como la obligatoriedad de este este curso o los cuidados materno-infantiles que se proporcionan a todas las madres sin importar sus ingresos ni clase social. En un país como México con más de 129 millones habitantes y muchos problemas sociales urgentes que atender como la miseria extrema, estas políticas son más difíciles de implementar y de ahí que en materia de divorcio, por ejemplo, existan jueces que, para relajar la carga de trabajo, opten por audiencias colectivas de divorcio.

Más información cphpost.dk

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net