Fiscalía de Vancouver pide que se acepte testimonio de niño de cuatro años

Niño gritando en micrófono

En un proceso penal que se lleva ante un tribunal de Vancouver, Canadá, la fiscalía ha pedido al juez que acepte como confiable el testimonio de un niño que fue testigo de dos homicidios y de un secuestro.

Los hechos ocurrieron en 2016 dentro de una casa en la que se llevan a cabo operaciones relacionadas con las drogas. Presuntamente los seis hombres que enfrentan proceso asesinaron a Xuan Van Vy Ba-Cao y Samantha Le, con dos tiros en la cabeza a cada uno. Según reportes del secuestrado, las víctimas protegieron al niño, entonces de cuatro años, bajo una manta.

La persona que fue secuestrada, cuyo nombre no puede ser revelado debido a una prohibición expresa de nombrarlo, relata que fue golpeado y sacado del sitio por los seis hombres que hoy enfrentan proceso, y llevado a una casa en otro suburbio donde fue torturado. Sus captores pidieron un millón de dólares canadienses como rescate, pero dos días después del secuestro fue rescatado por la policía.

Por su parte, el niño, cuyo nombre tampoco puede ser revelado, dice haber visto a cuatro de los acusados en la casa, junto con el hombre que fue secuestrado.

“Los eventos descritos por el niño son verificables”, dijo en su argumentación final del caso la fiscal Karima Andani. “No sólo sabía que [las víctimas] estaban muertas, sino también la forma en que murieron. A ellos les dispararon”.

Para la fiscal, no hay razón alguna para cuestionar la veracidad del relato del niño.

“Él tenía cuatro años en ese momento. A esa edad no se tienen nociones preconcebidas. Así que la frase ‘dicho de un bebé’ es muy aplicable”.

El juez Arne Silverman, sin embargo, preguntó sobre la declaración del niño de que las víctimas habían sido asesinadas por la policía.

La fiscal respondió que policías llegaron al lugar de los hechos vestidos de negro con equipo en la cabeza y que los secuestradores usaban pasamontañas.

“Este es un niño, y esto es lo que sabe”, replicó la fiscal. “¿Quiénes llevan armas? La policía lleva armas”.

Generalmente el testimonio de niños suele no ser tomado en consideración por creerse falto de credibilidad. Por ejemplo, en México, en 2011, en torno del caso del homicidio de Alejandra Muciño, sus dos hijos testificaron y señalaron a su padre y tío como responsables del crimen, pero los magistrados de la Primera Sala Colegiada Penal de Tlalnepantla del Tribunal Superior de Justicia del Estado de México no los tomaron en cuenta y dictaron la absolución de los acusados. Al momento del homicidio ocurrido en 2004, los niños tenían cuatro y cinco años.

En febrero de 2012 la Suprema Corte de la Nación presentó el Protocolo de Actuación para Quienes imparten Justicia en Casos que Afecten a Niñas, Niños y Adolescentes, el cual fue creado con la intención de auxiliar a los jueces cuando deben atender asuntos relacionado con infantes o adolescentes.

Aunque no tiene efectos vinculantes, este Protocolo propone una serie de prácticas a respetarse para garantizar los derechos de los menores, entre ellas, que sus testimonios sean considerados creíbles.

En el caso de Vancouver, el juez deberá decidir si toma en consideración los testimonios del niño y de la víctima del secuestro como ha pedido la fiscalía, a fin de dictar su veredicto en contra de los seis acusados, quienes se han declarado no culpables de las imputaciones.

Más información vancouversun.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Additional information