0
0
0
s2smodern
Seúl, Corea del Sur

En una nueva decisión que tensa aún más la relación entre Corea del Sur y Japón, la Suprema Corte surcoreana confirmó dos sentencias que condenan a Mitsubishi, empresa japonesa, a compensar a quienes fueron forzados a trabajar en sus fábricas durante la ocupación japonesa.

La decisión del máximo tribunal confirma las condenas a Mitsubishi Heavy Industries Ltd de pagar 80 millones de wons, unos US$71,500, a las familias de seis hombres que fueron forzados a trabajar, y entre 100 y 120 millones de wons (US$89,000 y 107,000) a cuatro mujeres que fueron también víctimas de trabajos forzados.

La demanda de los seis hombres, uno de ellos fallecido desde entonces, fue presentada en el año 2000 exigiendo que Mitsubishi les compensar por haberlos hechos trabajar sin goce de sueldo en su fábrica de municiones y de construcción naval de Hiroshima en 1944. En el transcurso del proceso, los demandantes fueron muriendo y sus casos fueron retomados por sus familiares.

El caso de las mujeres fue presentado en 2012 bajo el argumento de que fueron engañadas para unirse al cuerpo de voluntarios de mujeres del ejército de Corea y forzadas a trabajar sin sueldo en una planta aérea de Mitsubishi en Nagoya, Japón, en 1944.

Estos casos fueron primero presentados en Japón, pero en ese país la Corte Suprema falló a favor de Mitsubishi en 2008.

Esta decisión judicial es más interesante porque es semejante a una dictada el mes pasado en que se condenó por someter a cuatro coreanos a trabajos forzados a otra empresa japonesa, Nippon Steel & Sumitomo Metal Corp, reconociendo el derecho individual de las víctimas a reparación del daño, en abierta oposición a la postura del gobierno que argumenta que las reparaciones quedaron incluidas en el tratado de 1965 firmado con Japón.

Según cifras del gobierno de Corea del Sur, existen casi 150,000 víctimas de trabajos forzados durante la ocupación japonesa, de las cuales unas 5,000 siguen vivas. Los descendientes, sin embargo, también podrían tener derecho a reparación de daños.

La sentencia de esta semana de la Suprema Corte, como sucedió con la del mes pasado, generó fuertes reacciones del gobierno japonés que, a través de su ministro de asuntos exteriores, Taro Kono, manifestó su oposición.

“Principalmente, estas decisiones deponen completamente el fundamento legal de las relaciones amistosas y cooperativas que Japón y la República de Corea han desarrollado desde la normalización de las relaciones diplomáticas en 1965”, declaró el ministro Kono mediante comunicado de prensa.

Incluso, respecto de la primera decisión, el ministro Kono anunció que su país podría recurrir estas decisiones ante la Corte Internacional de Justicia.

Ahora, los demandantes que le han ganado a Mistsibishi, al igual que los que ganaron a Nippon Steel & Sumitomo Metal Corp, pueden acudir a tribunales inferiores para que se decomisen a estas empresas bienes a en cantidad suficiente para cumplir con el fallo judicial.

Más información koreaherald.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

0
0
0
s2smodern