Imprimir
Categoría: El Derecho y la Actualidad
Visto: 246
powered by social2s
Vías de tren hacia campo de concentración en Birkenau

La empresa estatal de ferrocarriles de Países Bajos, NS, ha accedido a compensar a los descendientes de los miles de personas, judíos en su mayoría, que fueron trasladados en sus trenes hacia campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial.

Así lo informó este miércoles la empresa mediante un comunicado de prensa en el que reconoce una vez más su colaboración con el régimen nazi como “una página negra en la historia de nuestro país y de nuestra empresa”, agregando que se trata de “un pasado que no podemos ignorar”.

La decisión de compensar a los familiares de los más de 107,000 judíos transportados del centro de detención Westerbork, Países Bajos, hacia Alemania o los campos de concentración establecidos en Polonia, como Auschwitz, es resultado de la campaña que inició Salo Muller, sobreviviente del Holocausto y quien se desempeñó como fisioterapista del club de fútbol Ajax.

Salo Muller, cuyos padres fueron llevados a Westerbork y de ahí a Auschwitz cuando tenía cinco años, empezó a negociar con NS la compensación a partir de que la compañía francesa de ferrocarriles SNCF fue sentenciada por un tribunal a compensar a los sobrevivientes y familiares por el traslado de más de 76,000 personas durante la Segunda Guerra Mundial.

En Países Bajos, NS llegó a un acuerdo con el régimen nazi para el traslado de personas por el que obtuvo sustanciales ingresos que son calculados por la empresa de comunicaciones NOS en unos 2.5 millones de euros actuales.

De esta forma, el centro de detenciones de Westerbork empezó a operar como campamento de tránsito en 1941 con el primer traslado de deportados el 15 de julio de 1942. El último tren salió el 13 de septiembre de 1944 con 279 judíos abordo. Si bien se calcula que trasladaron a unos 107,000 judíos de los que solo sobrevivieron 5,000, también se trasladaron a 245 personas de las etnias sinti y romaní.

En el acuerdo al que NS llegó con la finalidad de evitar largos procesos judiciales “que no son en el mejor interés de nadie”, creará una comisión que determinará cómo la empresa puede pagar las compensaciones a los sobrevivientes y a los familiares de las víctimas.

“No creo que me hubiera atrevido a soñar con este resultado", dijo a Dutch TV Salo Muller tras conocer la decisión de NS. "Para mí significa que NS reconoció que este dolor no se ha ido. El dolor sigue ahí para muchos judíos".

Más información dutchnews.nl

miaboagadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miaboagadoenlinea.net

powered by social2s