Mujeres jóvenes

Con ocasión del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer el pasado 25 de noviembre, grupos que abogan por los derechos de las mujeres se manifestaron en Copenhague, Dinamarca, pidiendo un cambio a la ley.

Las organizaciones piden que se apruebe una iniciativa de ley que cambia la perspectiva de los delitos sexuales de la responsabilidad de la mujer hacia una responsabilidad compartida mediante la aprobación del consentimiento expreso.

“Eso ayudaría porque actualmente la ley señala que la mujer está disponible hasta que oponga suficiente resistencia”, declaró sobre el asunto Helle Jacobsen de Amnistía Dinamarca.

“En su lugar, con una ley que implique el consentimiento, la responsabilidad será igualmente compartida entre ambas partes para asegurar que el sexo es consensuado”, agregó la activista.

“En la práctica”, dijo Helle Jacobsen, “cuando estás siendo agredida el cuerpo se congela como la capacidad de hablar así que en realidad no puedes protestar. Es importante que el consentimiento esté escrito en la ley”.

Al respecto, este mes el partido ecosocialista Enhedslisten presentó una iniciativa en el parlamento danés para reformar la ley y establecer el consentimiento como base de una relación sexual. Si bien los partidos de oposición apoyan la reforma, los partidos mayoritarios se oponen a ella, aunque el ministro de Justicia ya ha declarado que tratará de buscar una fórmula que sea aprobada por todos.

Las cifras del Ministerio de Justicia revelan que cada año, más de 5,000 mujeres danesas son violadas o sufren un intento de violación. En 2017 se reportaron 944 violaciones a la policía, pero sólo 94 denuncias terminaron en sentencias condenatorias.

Según Amnistía Internacional, 11 de 33 países europeos analizados tienen leyes que definen la violación como sexo sin consentimiento, entre ellos Irlanda, el Reino Unido, Bélgica, Chipre, Alemania, Luxemburgo, Islandia y Suecia.

En Francia, en 2017 el tema del consentimiento fue clave para una reforma legal. En este caso para redefinir que cualquier acto sexual con un menor de edad por debajo la edad de consentimiento sexual es una violación, precisamente por la incapacidad de oponer resistencia.

Esta reforma se dio por dos casos que se presentaron de niñas de 11 años en que sus agresores, uno de ellos de 28 años, no fueron imputados por violación porque no había mediado “violencia, restricción, amenaza o sorpresa”, como tipificaba el Código Penal y se dio por asumido que hubo consentimiento.

Más información cphpost.dk

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net