Imprimir
Categoría: El Derecho y la Actualidad
Visto: 268
powered by social2s
Niñas

Esta semana, un juez federal de los Estados Unidos en Michigan concluyó que la ley federal que prohíbe la mutilación genital femenina es inconstitucional por lo que los cargos presentados en contra de médicos que la practicaron y madres que llevaron a sus hijas, se han desechado.

En su polémica decisión, el juez Bernard Friedman señala que “pese a lo despreciable que la practica sea”, el Congreso no tenía la facultad para aprobar la ley de 22 años de antigüedad que tipifica como delito la mutilación genital femenina, MGF, y que se trata de una practica que los estados deben regular. En este sentido, ya 27 estados de los 50 que conforman los Estados Unidos de América han pasado leyes que prohíben esta práctica.

“Por muy loable que sea la prohibición de un particular tipo de abuso hacia las niñas…el federalismo significa la privación del Congreso de la facultad de promulgar esta ley”, escribió en su decisión el juez Friedman. “El Congreso sobrepasó sus limitaciones al legislar para prohibir la MGF… La MGF es una ‘actividad delictiva local’ que, manteniendo la larga tradición y nuestro sistema de gobierno federal, corresponde regular a los estados y no al Congreso”.

El caso en cuestión se refiere a la acusación penal presentada con fundamento en la ley federal en contra de dos médicas y de tres madres que engañaron a sus hijas para llevarlas a una clínica en Detroit para que les practicaran la operación. Las víctimas son tres niñas de los estados de Michigan, Illinois y Minnesota.

Las acusadas pertenecen a una pequeña secta musulmana de la india conocida como Dawoodi Bohra. Para ellos, la MGF es un rito religioso que marca el paso de las niñas a la adultez y en el que “sólo” se efectúa un “pequeño” corte.

La principal médica acusada es la doctora Jumana Nagarwala, quien representada por la abogada Shannon Smith, presentó el caso ante el juez federal pidiendo que se declara la inconstitucionalidad de la ley federal y desechando, por tanto, los cargos en su contra.

La abogada Smith ha sostenido también que su representada no se involucró en prácticas de MGF. “La doctora Nagarwala es un ser humano maravilloso. Ella siempre ha sido conocida como una médica con excelente reputación”, dijo la abogada, quien aceptó que espera que el gobierno apele la decisión.

El año pasado el Congreso de Michigan aprobó una ley que prohíbe esta terrible práctica y que es más estricta que la ley federal castigando a los médicos que la practiquen y a los padres o tutores que sometan a las niñas a la ablación genital con hasta 15 años de prisión, frente a los 5 años de pena establecida en la ley federal. Sin embargo, la doctora Nagarwala y demás acusadas no pueden ser procesadas bajo esta ley porque no es retroactiva.

La ablación o mutilación genital femenina, MGF, es una práctica vinculada con las tradiciones religiosas particularmente de países de África y se estima que entre 100 y 140 millones de mujeres y niñas han sufrido alguna mutilación genital.

La MGF tiene dolorosas consecuencias, tanto a corto como a largo plazo, para la salud de la mujer, que incluyen hemorragias, problemas de orina, infecciones, infertilidad y complicaciones en el parto, además de profundas consecuencias psicológicas.

Pese a que cada vez son más países los que se suman a la prohibición de esta práctica, apenas vemos las primeras sentencias condenatorias. Así, en julio de este año un tribunal de Neuchâtel, Suiza, emitió la primera sentencia de culpabilidad en ese país respecto del delito de MGF practicada a dos niñas.

En 2016 en el Reino Unido un comité de parlamentarios calificó de “escándalo nacional” la falta de protección que otorgada a las niñas víctimas de MGF, ya que hasta ese momento ninguna persona había sido sentenciada por el delito pese a la vigencia de 30 años de la ley que la prohíbe.

Más información freep.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

powered by social2s