Grupo de estudiantes

Un juez del Tribunal Superior de Irlanda concedió este miércoles la suspensión provisional de la orden de expulsión de dos alumnos del último año de la educación preparatoria que filmaron a un compañero inhalando en un salón de clase un polvo blanco que resultó ser azúcar.

El video fue publicado y se hizo viral, pero la escuela condujo una investigación interna que llevó al consejo de administración a la decisión de expulsar a dos alumnos por considerar que su conducta había presentado una seria amenaza al buen orden y disciplina del colegio.

Los dos estudiantes, que no pueden ser nombrados por razones legales, presentaron un recurso judicial argumentando que la decisión de expulsarlos no había sido tomada conforme a procedimientos justos y que se trataba de una sanción desproporcionada. Como medida cautelar solicitaron que mientras se decide el fondo del asunto, se suspendiera la orden de expulsión y se les permitiera regresar a clases.

El juez Max Barrett concedió la suspensión y ordenó a la escuela que permita el regreso de los estudiantes que, al estar en el último año de la educación preparatoria a la universidad, presentarán la próxima primavera los exámenes de certificación para su ingreso a la universidad (Leaving Certificate).

Al exponer su decisión, el juez Barrett dijo que no está fallando sobre el fondo del asunto, aunque señaló que los estudiantes han presentado un caso bien fundamentado y que no se trata de uno sobre abuso de sustancias prohibidas, sino de dos estudiantes “que se involucraron en un suceso imprevisto y no planificado a medida que iba sucediendo”.

Al conocer la decisión del juez de otorgar la medida cautelar a los jóvenes, el abogado Feichin McDonagh, representante del consejo de administración de la escuela, pidió al juez que suspendiera su orden e incluso declaró que presentaría una apelación urgente ante la Corte de Apelaciones.

El juez Barrett negó suspender la orden cautelar y concedió a los estudiantes los costos legales por el procedimiento de la orden en contra del consejo escolar.

Para resolver el fondo del asunto, los estudiantes y administrativos del colegio regresarán ante el tribunal en una fecha posterior, pero, en tanto la Corte de Apelaciones no dicte lo contrario, los estudiantes podrán “regresar a la escuela, ponerse a trabajar y obtener los mejores resultados posibles del Leaving Certificate”, como lo señaló el juez Barrett.

Más información irishtimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net