Dos carretas motorizadas o stints

Un tribunal en Utrecht, Países Bajos, concluyó este jueves que la decisión de la ministra del transporte de prohibir la circulación de carretas motorizadas o stints en el país es legal, manteniéndola.

La prohibición a la circulación de este tipo de vehículos muy usado por guarderías y primarias en Países Bajos, fue impuesta a principios de octubre por el Ministerio del Transporte como respuesta al horrible accidente ocurrido en septiembre en la ciudad de Oss cuando un vehículo de este tipo que transportaba a niños de cuatro y cinco años quedó averiado en una vía del tren, lo que resultó en una colisión de la que resultaron muertos cuatro niños, dos de ellas hermanas.

El recurso en contra de la prohibición fue presentado por una guardería bajo el argumento de que la prohibición no había tomado en cuenta el alcance real del uso de los stints.

Antes de la prohibición circulaban en todo el país unas 3,500 unidades, usadas mayoritariamente por guarderías y escuelas para transportar a niños escolares. A partir de la prohibición, las escuelas tuvieron que encontrar otras formas de transportar a los niños usando taxis y minibuses lo que le ha elevado considerablemente los costos.

En su decisión, el tribunal de Utrecht señaló que “el argumento de que la ministra actuó en pánico no es correcto” añadiendo que “la ministra ha explicado que la decisión fue tomada sobre las bases de seguridad de tráfico y que esto es una prioridad por encima de otros intereses”.

Los stints son fabricadas por la empresa Stint Urban Mobility la que se declaró en quiebra a principios de esta semana.

La circulación de stints por las calles y avenidas neerlandesas fue aprobada en 2011 por el Ministerio del Transporte pese a que en su momento fueron calificadas de inseguras por dos organizaciones que velan por la seguridad vial.

Por el momento, la investigación en torno del accidente en lo particular y de los stints en lo general, continúa y se espera que los resultados sean entregados a fin de año. Preliminarmente se concluyó que cuando algunas partes de los stints se averían sucede una de dos cosas: no hay marcha o los frenos dejan de funcionar. Este último caso es el más grave porque el freno de mano es insuficiente para detener la marcha del vehículo.

Los stints fueron muy elogiados por proponer una forma de transporte económica.

Más información dutchnews.nl

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net