Corte sudafricana concluye que fideicomiso no incluye a hijos adoptados

Documento con pluma fuente

En Sudáfrica, la Suprema Corte de Apelaciones concluyó la semana pasada que un fideicomiso creado por una persona para sus descendientes no incluye a los hijos adoptivos de una hija.

El fideicomiso fue establecido por Louis John Druiff a favor de sus cuatro hijos y sus descendientes atendiendo al amor y cariño que sentía por ellos.

Al momento de su muerte, tres de sus hijos tenían hijos, pero su hija Dulcie Helena Harper no. Después ella adoptó a dos hijos.

Fallecidos sus tres hermanos, sus cuartas partes del capital fueron transferidos a sus hijos y cuando para Dulcie Helena fue incierto que su parte fuera transferida a sus hijos a su muerte, decidió acudir al Tribunal Superior de Cabo Occidental.

Para el Tribunal, la clara intención de Louis John Druiff al constituir el fideicomiso era asegurar a sus descendientes biológicos, por lo que concluyó que los hijos adoptivos de Dulcie no tienen derecho a la parte que correspondía a su madre.

Dulcie Helena Harper decidió apelar y en diciembre del año pasado llevó el caso ante la Suprema Corte de Apelaciones. Ella falleció durante el proceso y fue reemplazada en el mismo por el albacea de su testamento.

La semana pasada la Suprema Corte de Apelaciones con cuatro votos a favor y uno en sentido contrario, concluyó en el mismo sentido que el Tribunal de Cabo Occidental.

El magistrado encargado de la redacción de la sentencia, Visvanathan Ponnan, señaló que la lista de beneficiarios mencionados en el fideicomiso son los hijos biológicos del fideicomitente, que luego señala que serán beneficiarios los “hijos” de los hijos biológicos de Louis John Druiff, es decir, sus nietos.

"Los tribunales sudafricanos no gozan de jurisdicción general para autorizar una variación de los términos de un testamento o una escritura de fideicomiso", escribió el magistrado Ponnan.

Los magistrados señalaron que el derecho de testar, una faceta importante de la dignidad, protege los derechos del testador no sólo a la incondicional disposición de sus propiedades, sino también a escoger sus beneficiarios como lo desee.

En su voto disidente, la magistrada Mahube Molemela señala que el “donador no excluyó expresamente a ninguna persona o clase de beneficiarios de beneficiarse del fideicomiso. Él usó palabras neutrales como ‘hijos’, ‘descendientes’ y ‘descendientes legales’”.

Por tanto, considera que no se puede encontrar un fundamento legal de que la intención manifiesta era excluir del fideicomiso a los hijos adoptados.

Quizá el asunto radique en lo que el derecho civil sudafricano se entiende por adopción. En México hay dos tipos de adopción que son la simple y la plena. La simple, cada vez más en desuso, solo crea vínculos legales entre los padres adoptantes y los hijos adoptados, mientras que la plena concede los mismos derechos y obligaciones que los hijos biológicos, creando vínculos jurídicos con la familia extendida.

Más información timeslive.co.za

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Additional information