Balanza judicial

Como resultado de las múltiples demandas que se están recibiendo en Irlanda en contra de un programa de salud pública de revisión ginecológica, el juez comisionado para analizar la situación recomendó el establecimiento de un tribunal especial para el asunto.

La controversia se refiere al escándalo surgido tras comprobarse que los resultados de unas 200 citologías cervicales realizadas bajo el programa de gobierno CervicalCheck no fueron precisas lo que generó que muchas mujeres no conocieran que tenían riesgo de desarrollar cáncer. Una vez que se conoció de la lectura negligente de los resultados, no se dieron a conocer a las mujeres los resultados de sus citologías cervicales revisadas.

El programa nacional de revisión ginecológica proporciona citologías cervicales gratuitas a las mujeres de entre 25 y 60 años residentes en la República de Irlanda. Es un programa administrado por el organismo National Screening Service (NSS), financiado por el Departamento de Salud a través del Health Service Executive (HSE).

Por negligencia en las lecturas de las citologías cervicales, Vicky Phelan, una mujer que desarrolló cáncer cervicouterino presentó la primera demanda en contra del laboratorio estadunidense que revisó su prueba. El caso terminó en un acuerdo ante el Tribunal Superior, pero ella se ha convertido en una importante voz para las víctimas. Junto con otras víctimas se creó el grupo 221+ CervicalCheck Patient Support Group cuyo objetivo principal es brindar asesoría a las mujeres que han sufrido a consecuencia del escándalo del programa.

Al igual que Vicky Phelan muchas otras mujeres demandaron no solo por la negligencia en las lecturas de sus citologías, sino porque se les ocultó el resultado de las revisiones, algunas de las cuales arrojaron que existía una situación de riesgo. Por tal motivo, el ministro de salud, Simon Harris, comisionó al juez Charles Meenan para que analizara si existía un mecanismo alternativo al judicial para resolver estos casos.

Para el juez existen dos situaciones a ser consideradas. Primero, la lectura negligente de las citologías cervicales. Segundo, la falta de información a las mujeres de las revisiones de los resultados después de que ellas desarrollaron cáncer.

En el primer caso, señala el juez, están involucradas graves situaciones de responsabilidad, aunque no toda mala lectura pueda significar negligencia. Respecto del segundo tema, el juez señala que el asunto de la responsabilidad “puede legalmente ser de una naturaleza menos contenciosa”.

Así, al existir responsabilidad, el haber establecido un esquema de reparación basado en la responsabilidad sin culpa no fue apropiado, así como haber ventilado abiertamente temas “de naturaleza particularmente íntima” ante los tribunales.

Por lo anterior, el juez Meenan concluye que se debe crear un tribunal especial para revisar estos casos en donde las audiencias sean privadas y que el trámite sea menos formal que ante tribunales regulares. En estos casos seguirá procediendo la apelación ante el Tribunal Superior y recomienda un procedimiento expedito en aquellos casos en que el estado no controvierta su responsabilidad.

El tribunal será presidido por un juez en funciones o retirado de tribunales superiores. Las partes podrán tener representación legal y se les permitirá presentar máximo un testigo experto.

Se trata de un esquema que el juez considera que podría funcionar para otros casos de negligencia médica.

Si bien el Ministerio de Salud loó el reporte del juez Meenan, no se sabe si este tribunal especial será establecido. Para hacerlo, sin embargo, primero se debe aprobar una ley que cree el tribunal especial.

Debido al número de trágicas muertes de mujeres por el cáncer cervicouterino, el juez Meenan opinó que la solución debe ser establecida pronto.

Más información irishtimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net