Vinoteca

La Comisión Europea entregó una detallada respuesta a la notificación presentada por Finlandia de limitar la compraventa de ciertas bebidas alcohólicas, concluyendo que no se trata de una medida proporcionada por lo que ha sido rechazada.

Finlandia es el 16º país de mayor consumo de alcohol per cápita (12.3 litros), detrás de países como Bielorrusia, Moldavia, Lituania, Rusia, Rumanía, Ucrania, Andorra, Hungría, República Checa y Eslovaquia que ocupan los diez primeros lugares.

Entre 1919 y 1932 Finlandia estableció una prohibición de venta de bebidas alcohólicas. Al término de la prohibición se creó Alko, el monopolio estatal encargado de la venta de estas bebidas. Las tiendas se establecieron inicialmente en las ciudades, pero no en zonas rurales. Poco a poco se empezaron a abrir más tiendas Alko, que funcionan de lunes a sábado.

Posteriormente, se permitió la venta de ciertas bebidas alcohólicas en tiendas de autoservicio y estaciones de gasolina

Para desincentivar el consumo de alcohol, el parlamento finlandés aprobó en diciembre de 2017 reformas a la Ley de Alcohol, la que inició vigencia el 1º de enero de este año.

Hasta antes del inicio de vigencia de las reformas estas tiendas podían vender bebidas que tuvieran hasta 4.7 % de alcohol. Con la reforma este porcentaje se incrementó a 5.5% lo que significa que ya cervezas más fuertes pueden ser compradas en lugares diferentes a las tiendas Alko.

Paralelo a la probación de esta ley, el gobierno finlandés se propuso la prohibición de la compra transfronteriza de bebidas alcohólicas con contenido alcohólico de entre 2.7% y 5.5%, es decir, de bebidas que se pueden vender por particulares. Según se entiende, en esta iniciativa estas bebidas pueden ser adquiridas y distribuidas por Alko.

Finlandia notificó de este proyecto a la Comisión Europea, la que la semana pasada respondió que la medida es parcialmente excesiva y constituye una restricción cuantitativa al libre tránsito de mercancías lo que equivale a una discriminación de derecho a las bebidas alcohólicas importadas.

“La Comisión entiende las preocupaciones respecto del abuso de alcohol y el hecho de que el control del consumo de alcohol es para prevenir los efectos dañinos ocasionada a la salud humana y a la sociedad por las sustancias alcohólicas. La Comisión también reconoce que la legislación en cuestión tiene el objetivo de combatir el abuso de alcohol”, señala la Comisión Europea en su respuesta.

Restringir el libre transito de bienes, sin embargo, solo se justifica sobre asuntos de salud pública si la medida no es desproporcionada, concluyó el organismo europeo.

“La Comisión no está convencida de la necesidad y proporcionalidad de la prohibición en este asunto. La Comisión es de la opinión de que otros medios menos restrictivos están disponibles para alcanzar el mismo objetivo”, concluye el documento.

Semejante a Finlandia, Irlanda aprobó la semana pasada una ley en materia de bebidas alcohólicas que también busca desalentar su consumo. Como parte de esta nueva ley dispusieron el etiquetado de las bebidas alcohólicas con advertencia de riesgos a la salud, entre ellas el cáncer. Esta norma tiene que ser notificada a la Comisión Europea antes de que iniciar su vigencia.

Más información helsinkitimes.fi

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net